He visto mucha porquería, mucha idiotez y mucho egoísmo, pero sobre todo he visto contenedores vacíos de espíritu y llenos de inmundicia y falta total de humanidad, que se llenan la boca hablando pero nunca pasan a la acción, al compromiso y a la coherencia.

A %d blogueros les gusta esto: