Unicamente se salvan del caos aquellos seres que, como el autor de este libro, logran mantenerse analfabetos durante toda su vida, libres de la pesada lectura de los periódicos, de los libros y de la peligrosa influencia de los diccionarios enciclopédicos, los cuales deben considerarse como el más terrible castigo de cuantos ha sufrido la humanidad”.

A %d blogueros les gusta esto: