El corazón y nuestra esencia no son programables, pero nuestra mente si lo es. Y estate seguro de que te han programado

A %d blogueros les gusta esto: