El don no es nunca un regalo, sino una obligación. Si puedo aceptar el don, ya no es don. Hay que diferenciar entre dar y obligar a recibir

A %d blogueros les gusta esto: