No olvidemos que la psicosis guarda su propia coherencia. Su propia armonia.

A %d blogueros les gusta esto: