Este morar en la sensación de “yo soy”, es el Yoga simple, fácil y natural, el Nisarga Yoga. En él no hay ningún secreto ni ninguna dependencia; no se requiere ninguna preparación ni ninguna iniciación. Quienquiera que está perplejo por su existencia misma como un ser consciente y que anhela seriamente encontrar su propia fuente, puede aprehender la sensación siempre presente de “yo soy” y morar en ella asidua y pacientemente, hasta que las nubes que obscurecen la mente se disuelvan y el Corazón del Ser sea visto en toda su gloria.

A %d blogueros les gusta esto: