Imagen

 

En el centro de nuestra galaxia-vía-láctea, dentro del conjunto denominado como las Pléyades, se encuentra el Sol Central Alcione, que irradia una energía muy poderosa, los Mayas lo estudiaban así como otras culturas de la antigüedad. Ese Sol está emitiendo una expansión de luz muy importante para toda la galaxia; evento que se manifiesta cada 26.000 años aproximadamente.

Cuando Alcione expande su luz, toda la galaxia es compenetrada por su energía de altísimo voltaje, y todo lo que entra en contacto con esa luz se transforma iniciando un nuevo ciclo. Ese es un evento físico muy importante comprender, para poder vislumbrar las consecuencias que va a traer.Sabemos que parte de la humanidad reconoce el fenómeno que está sucediendo, que el Sol Central Alcione comienza su potente irradiación por toda la galaxia.

Podemos decir que altas concentraciones de energía solar se están trasladando velozmente en dirección a todas las conciencias, a todos los planetas y cuerpos celestes para que reciban lo que se ha denominado como Irradiación Alfa.La llegada a Merla (Tierra) de esa descarga eléctrica y magnética, reajustará principios en las leyes moleculares, atómicas y físicas. Todo lo que permanezca desviado del alineamiento que esa descarga genera, será fuertemente removido y transformado. Esto también generará algunos movimientos en la conciencia de la humanidad.Todo el movimiento que proviene de la galaxia, a la cual Merla pertenece o pertenecemos, podrá mudar su condición dependiendo del grado de manifestación, vibración y evolutivo en que se encuentre.

Esta Irradiación Alfa generará:

A. Un movimiento acelerado de todo el ritmo del tiempo universal, lo que significa una ampliación numérica y proporcional al movimiento universal del tiempo, generando una base vitalizante de las energías que forman o que llamamos del tiempo presente, conllevando una aceleración que hará nuestro tiempo más corto. Para nuestra realidad el tiempo va a pasar casi que volando y los días, meses, años los vamos a percibir más cortos. Esta es una de las primeras manifestaciones que vamos o ya estamos percibiendo.

B. Una apertura a nuevas leyes y a la manifestación de Rayos Inmateriales: de relación entre los universos, de omnipresencia, de omnisciencia, de transfiguración y de liberación. Estos Rayos Inmateriales descenderán con mucha contundencia hasta el planeta y hasta la humanidad. De esta forma los Rayos Materiales de voluntad-poder, amor-sabiduría, inteligencia activa, armonía a través del conflicto, conocimiento científico, fe y devoción y orden y ceremonial abrirán el camino para que la actuación de otros niveles de esos Rayos Inmateriales.

C. Un nuevo orden universal de vida en el nivel del principio de vibración y de la materia, que será permeada por nuevos códigos. El átomo de nuestra materia tiene actualmente una velocidad de giro muy lenta porque nuestra materia es muy densa, y la Irradiación de Luz del Sol Central acelerará notablemente nuestro giro atómico molecular. Esto hará que nuestra materia comience a modificarse velozmente. También accederemos a una extensión de los principios de “cura cósmica”, es decir, la Radiación Alfa al hacernos ingresar en otro nivel vibratorio, provocará que podamos equilibrar nuestra situación en relación a esa manifestación por recibir.

D. La actuación de la Irradiación Alfa generará una abertura natural de coordenadas de contacto sobre áreas que hasta ahora no permanecían preparadas, sobre todo en nuestro planeta. Se abrirán coordenadas de tiempo-espacio y puertas de contacto en lugares donde antes era impensable que pudieran abrirse, esto no sólo en nuestro planeta, más en otros también. Todo esto creará condiciones para el contacto con otras civilizaciones, y en ese momento vamos a tener que estar muy vigilantes, pues todo esto también nos hará estar expuestos a otras energías que van a querer ingresar por esas puertas.

E. La Irradiación Alfa provocará la activación lumínica de cristales de luz, herramientas de operación de contacto en el nivel de la humanidad, que se extienden hasta los niveles etéricos y físicos tornándolos visibles para todos.

F. La Irradiación Alfa propicia un movimiento al interior de los planetas, en especial para lo que denominamos como “reinos”. Ellos serán muy permeados y muchas situaciones imprevistas podrán suceder, por ejemplo, vegetales que crezcan enormemente o animales que mudarán su polaridad.

G. La Irradiación Alfa traerá un aumento acelerado de la transformación interna, removiendo obstáculos mentales, astrales y etéricos. Bajo el impulso de los Rayos, en especial el de la transfiguración, la humanidad se verá movilizada hasta un principio de depuración. El Rayo de la transfiguración permite que en nosotros una Luz interna comience a manifestarse impulsado por los códigos que desde él descienden, y nuestro cuerpo lumínico comenzará a manifestarse. Pero para que ello pueda realizarse todo lo que no es luz debe salir, se manifiesta un estado depurativo, es como si transpirásemos todas las energías que no coincidan con la Luz que estamos recibiendo.

H. La Irradiación Alfa generará un impacto de luz en el plano mental terrestre re-armonizando la conciencia de la humanidad, y un aumento de descontrol psíquico en los lugares donde encuentre una resistencia interior. Por eso necesitamos acompañar esta situación y no resistir, no sentir temor y no cerrarnos, porque Ella va a llegar igual para todos y lo más inteligente que podemos hacer es acompañarla con armonía.

I. La Irradiación Alfa hará una abertura del plano astral terrestre hasta la percepción dormida de la humanidad, plano y lugar donde la ilusión habita y donde se reproduce ampliamente y de manera desequilibrada. Vamos a tener aquí un punto un poco difícil de superar, porque todo lo que hoy está en los planos astrales y que no vemos ni percibimos, va a quedar expuesto a la luz de todos y todos vamos a comprender lo que verdaderamente sucedía en otros planos y que eso era lo que nosotros mismos generábamos. Eso va a llevar a una gran expansión de conciencia contundente para todos. Por eso vamos a aprender a aliviar esa situación, y es menester insistir en la oración que es un escudo con el cual nos podemos proteger y podremos alinearnos para vivir esas situaciones con equilibrio, armonía y discernimiento.

J. La Irradiación Alfa, del Sol Central Alcione, transmutará a través de la energía lumínica violeta todo el plano astral, removiendo los desajustes que se fijaron en ese plano desde el inicio del proyecto genético. Las Jerarquías espirituales ultraterrestres colaborarán en esa depuración. Llamamos Jerarquías ultraterrestres a todo el plano angélico y arcangélico con los cuales estamos tomando contacto, como el Ángel de la Guarda. Podremos crear las condiciones a través de los mantrans, tratando de coligarnos con ellos pues su presencia nos va a ayudar a mantener nuestro equilibrio, a poder depurar en la forma más armoniosa posible, y ellos se van a ocupar de transmutar todo el plano astral. También nos apoyaremos en la oración que crea una gran condición para que las Jerarquías puedan actuar.

 

También la Irradiación Alfa propiciará en cada espíritu de la humanidad y de la creación en esta galaxia, los siguientes movimientos:

  • La manifestación de grados de amor, perdón y redención alcanzados dentro de esta encarnación. Significa que vamos a poder ver, comprender, sentir verdaderamente cual es el grado de amor que vivimos, o el grado de perdón y si estamos en proceso de redención o no, pues todo va a quedar expuesto y ser comprensible para todos nosotros.
  • La revelación del verdadero aspecto egóico. No aquello que creemos que tenemos y validamos como verdadero.
  • La evidencia de la intensidad de las energías capitales. Todos vamos a estar conscientes de cuál es el grado de esas energías capitales que habitan en nosotros, todos, y no nos preocupemos porque ninguno será mejor que otro, pues todos vamos a quedar expuestos.
  • El estado actual del plano mental, emocional e intuitivo se mostrará tal y como es y todos nos vamos a poder ver.
  • Será posible la observación de la conexión existente entre la mónada y el ser planetario, significando que también vamos a saber quién verdaderamente está conectado con su mónada.
  • Conoceremos el grado de valorización de toda la instrucción recibida por parte de todas las conciencias que colaboraran a lo largo de la carrera evolutiva de la humanidad. Todos vamos a saber si hemos podido de verdad valorar lo que los mayores y los diferentes seres han entregado en su colaboración.
  • Accederemos a la manifestación de los aspectos que se ocultan de las demás conciencias, es decir, todo aquello que ocultamos de los demás va a quedar totalmente expuesto.
  • Sabremos sobre el grado cierto de verdad y de mentira. Vamos a poder ver de verdad cuán fieles somos a lo que hablamos, a lo que manifestamos, dónde está la verdad y dónde no está.
  • Será evidente la verdadera fraternidad. Eso significa que aquel ser que verdaderamente sea fraterno también va a quedar expuesto en su sentir, todo va a ser blanco o negro, no va a haber nada escondido.
  • Podremos evidenciar la consecuencia generada a los llamados “reinos” y a los Devas. Todo aquello que hayamos generado con toda nuestra conciencia para con los reinos y el mundo dévico quedará expuesto, y tendremos que hacernos responsables por la situación, y ya no vamos a poder jugar a culpar a otros, porque todos vamos a estar conscientes de lo que está aconteciendo.
  • Se revelará el estado de conciencia de Merla. El planeta revelará también su actual estado de conciencia y todos vamos a comprender mejor dónde estábamos colocando nuestros pies, durante todas nuestras encarnaciones.
  • Se abrirán los registros akáshicos del planeta, el banco informativo de Merla, significando que toda la información quedará disponible.
  • Se dará el reconocimiento de la vida cósmica y de la existencia de la vida intra-terrena avanzada, quedará expuesta para todos, nadie va a poder decir que no existen, todo va ser visto, los Retiros se van a abrir y vamos a poder conocer y ver las herramientas. Algunas conciencias probablemente se van a manifestar para entrar en contacto con nosotros.
  • Se abrirán los movimientos aleatorios de las naves y la aparición del Comando Confederado para la humanidad. Significa que nuestros hermanos del cosmos llegarán en sus naves, se movilizarán y se presentarán ante nosotros como conciencias confederadas, para asistirnos y para desenvolver lo que se ha llamado el “Programa de Rescate”.
  • Veremos cómo acontecen muchas cosas que siempre fueran para algunos producto de la imaginación de otros, y el contacto físico con civilizaciones que actúan el plano del rescate será posible.
  • Será exacta la visión sobre la depuración del planeta, de Merla. Vamos a poder ver cómo el planeta, al igual que nosotros, se depura y cómo saca aquello que ya no pertenece a su nueva condición, expulsándolo.
  • Será manifiesta la comprensión intuitiva de los símbolos y señales cósmicos.
  • Va a quedar revelado el estado caótico de los mares, el movimiento planetario de las placas tectónicas y el reposicionamiento físico, vibratorio y energético de los continentes, por ejemplo lo que está aconteciendo con la falla tectónica que existe en África a la altura de Etiopía, que va a generar un movimiento muy intenso dentro del proceso de ese continente, que no será el único, obviamente.
  • Llegará un sentimiento profundo en parte de la humanidad, de una Paz interior desconocida. Aquellos que puedan mantenerse alineados y que puedan poner en acción la instrucción recibida, van a poder sentir una Paz interna desconocida.Imagen

Los humanos no evolucionaron en la Tierra de forma natural. Durante millones de años lo que evolucionó naturalmente fueron las distintas especies de monos que la ciencia considera nuestros ancestros. Pero a partir de varios centenares de miles de años, grupos alienígenas avanzados empezaron modificando a aquellos monos primitivos para que fueran más inteligentes y diestros, a fin de poder utilizarlos en trabajos como esclavos.

A partir de ese momento, estas especies más adelantadas fueron prosperando más y más, pareciéndose cada vez menos a los monos, y cada vez más a los propios alienígenas. Otros grupos alienígenas realizaron sus propias modificaciones, crearon sus propios tipos de humanos exclusivos, insertando genes procedentes de varias razas alienas diferentes.

Esto condujo a una gran diversificación de las especies humanos, diferencias en el color de la piel, tipos de cabello y otros rasgos menos obvios. Que los aliens modificaran genéticamente a la humanidad significa tan solo que crearon nuestros cuerpos, no nuestras almas. El alma es al cuerpo lo que el conductor a su coche. Cuando una empresa fabricante de coches lanza un nuevo modelo, el conductor puede adaptarse al nuevo modelo.

La gente de hoy en día conduce modelos que lucen muy diferente a los que la gente conducía hace aproximadamente un siglo. Lo mismo ocurre con los cuerpos que nuestras almas utilizan hoy en día, en relación a los que ocupaban en los albores de la humanidad. Las distintas razas de gente que vemos hoy se originaron de diferentes grupos alienígenas, que los fabricaron para adaptarse a distintos medios y propósitos.

De hecho, los blancos con cabellos y ojos muy claros no estaban pensados para vivir en la Tierra, sino que fueron creados para existir en planetas más lejanos, en los que la luz diurna era más amortiguada. Una teoría sugiere que existía un planeta entre Marte y Júpiter que fue destruido hace mucho tiempo, obligando a sus habitantes de piel clara a evacuar al planeta próximo más compatible, la Tierra. La aparición de gente blanca en la historia humana ocurrió tan rápidamente que la evolución natural no puede explicarlo.

Dado que no es su planeta natural, sufren mayores problemas de salud, tales como sensibilidad a la luz, acné, y quemaduras solares, que las otras razas más adaptadas a las condiciones de la Tierra. El punto importante es que los humanos existen por toda la galaxia, variando principalmente en su apariencia exterior y en sus habilidades congénitas, según qué grupo alienígena lo hizo.

Mientras que algunas almas humanas se originaron sólo hace poco, procedentes del reino animal, otras son mucho más viejas que incluso la creación de las especies humanas. Estas almas antiguas existieron una vez en un estado más elevado y menos físico, pero escogieron descender en cuerpos humanos más densos, a fin de adelantar con la estimulante experiencia.

El precio fue olvidar quiénes eran realmente, vivir en condiciones primitivas y violentas durante miles de vidas, ser utilizados como esclavos, y proveer energía del alma a los grupos alienígenas negativos que habían creado aquellos cuerpos físicos. Pero hoy en día hemos llegado al punto en que estas almas antiguas pueden finalmente tener la oportunidad de recuperar sus antiguas identidades y poderes, esta vez con todo el conocimiento adicional y la fortaleza que han obtenido, por ser humanos durante tanto tiempo.

Lo que más han ganado ha sido en sabiduría y discernimiento, la habilidad de pensar y distinguir la diferencia entre la verdad y el engaño, algo que no eran capaces de hacer antes de entrar en una forma humana, porque eran aislados e ingenuos como niños inocentes y sobre protegidos.

Esta es una interpretación de la historia de Adán y Eva: dos personas inocentes (almas antiguas pero ingenuas) a las que la “serpiente” (los aliens reptiloides) tentaron para que comieran del Árbol del Conocimiento (la oportunidad de aprender a discernir) y que fueron por tanto arrojados del paraíso (la existencia etérica superior) al desierto (la existencia física).

 

Imagen

 

 

Cuando la civilización empezó de nuevo

Lo que hoy en día se acepta como la historia de la civilización humana apenas se remonta más allá de diez mil años atrás, empezando con las escrituras grabadas en las tabletas de arcilla por las antiguas culturas de Oriente Medio, conocidas como los Sumerios y más tarde los Babilonios.

Con anterioridad a esos tiempos no se dispone de otros grandes registros escritos, por lo que se supone que antes de esos diez mil años los humanos eran cazadores y recolectores primitivos, hasta que finalmente se aposentaron en pueblos y ciudades, aprendiendo a cultivar y domesticar animales.

Esta versión de la historia, enseñada en las escuelas, es trágica y peligrosamente incompleta.

Miles de años antes incluso de que aparecieran los Sumerios florecía una avanzada civilización denominada de los Atlantes. Abarcaba varios continentes y poseía una tecnología incluso más sofisticada que la nuestra actual. ¿Cómo se las compuso esta avanzada civilización para llegar a ser poco más que primitivos cazadores y recolectores, que posteriormente desarrollaron las antiguas culturas que conocemos?

Atlantis se vino abajo al ser devastada por un desastre global. La leyenda dice que el continente de Atlantis fue barrido por una inundación, hundiéndose bajo los océanos como castigo por haberse corrompido y maleado. Las cumbres de las montañas se convirtieron en islas rodeadas de agua, hacia las que se refugiaron con sus barcos los supervivientes de la inundación. Estos supervivientes utilizaron entonces el conocimiento, y la tecnología que habían rescatado, para construir asentamientos y empezar de nuevo la raza humana. Pero su conocimiento y tecnología fue paulatinamente perdiéndose a través de generaciones de turbulento crecimiento y migración.

Diferentes regiones se convirtieron en el hogar de diferentes grupos de supervivientes, que permanecieron aislados unos de otros, algunos degenerando rápidamente, y otros desarrollándose de forma rápida hacia niveles más avanzados para acabar sucumbiendo a la guerra, la inanición o la enfermedad.

Se desarrolló una división entre la minoría sofisticada de supervivientes, que conservaban su elevado conocimiento y tecnología, y la mayoría que se degradó en culturas primitivas. Los sofisticados se escondieron viviendo en bases subterráneas, cuevas, montañas remotas, y fortalezas imponentes. La mayoría para ganar el tiempo suficiente para trabajar con cualquier grupo alienígena, deseoso de ayudarlos a concebir y llevar a cabo un plan a largo plazo para reconstruir la civilización humana.

Cuando estuvieron preparados, se aventuraron en el exterior, y enseñaron a las masas primitivas cómo cultivar la tierra y domesticar animales, siendo a menudo percibidos como dioses benevolentes por los primitivos. El resto es historia.

Tras la caída de Atlantis, los supervivientes más avanzados, que se convirtieron en arquitectos de la nueva civilización, acordaron que era necesario reconstruir las cosas desde abajo, para borrar la memoria de aquel cataclismo y encubrir los que se fueran produciendo, a fin de que finalmente la humanidad se desarrollara una vez más en un escenario avanzado, aunque estable y controlable.

A partir de entonces, la Tierra ha sufrido varios desastres, que van desde una antigua guerra nuclear, hasta el bombardeo por objetos procedentes del espacio exterior. Sin embargo, todo esto nos ha sido ocultado, a excepción de las pocas migajas de verdad preservadas en mitos y textos religiosos. Por ejemplo, la Tierra fue alcanzada hacia el 535 A.C. por una lluvia de fragmentos incandescentes de cometas, que sumergieron a Europa en una Edad Oscura. Sin embargo, también esto fue encubierto, y lo que hoy se nos enseña es que la Edad Oscura empezó cuando el Imperio Romano fue invadido por las hordas bárbaras, omitiendo mencionar que si los bárbaros pudieron hacerlo fue porque el Imperio se hallaba debilitado por el caos de los incendios.

El punto está en que lo que se nos enseña sobre la historia es intencionadamente incompleto, y parcialmente falso, para que, manipulando nuestra percepción del pasado, los controladores puedan manipular nuestra creación del futuro hacia uno en el que conserven e incrementen su poder.

Desde luego, la ciencia moderna no reconoce este gran cuadro de la historia porque, según su punto de vista, no existe evidencia suficiente para mantenerlo. O más bien, su versión aceptada de la historia está construida a partir de falsas suposiciones, basadas en evidencias incompletas, que han llegado a estar tan profundamente arraigadas en las mentes de los arqueólogos que cuando descubren algo que no encaja con su versión de la historia, o bien lo mantienen oculto, y destruyen las evidencias, o salen al paso con una excusa para explicarlo como si fuera cualquier otra cosa.

Lo hacen así para evitar perder sus puestos trabajos, además de ser tildados de locos o de impostores si osan proponer una idea, juzgada imposible por otros arqueólogos y científicos de mente cerrada.

Esta ignorancia no es un accidente; más bien es el resultado intencionado de un “alto” sistema educativo que anima la supresión de la verdad. Las universidades y organizaciones científicas reciben subvenciones sólo para investigar aquello que sirve al Sistema de Control negativo (“Sistema de Control”) que impregna nuestro mundo.

Mientras la gente crea que la humanidad ha progresado continuamente desde los primitivos cavernícolas, hasta la moderna civilización tecnológica, sin reveses cataclísmicos, continuará sintiéndose segura para el futuro, y depositará su confianza y esfuerzo en sus actuales estilos de vida, porque el futuro vendrá para recompensarles.

Pero si descubriera que hace doce mil años, una civilización avanzada fue repentinamente barrida, y que lo mismo podría sucederle a nuestra civilización en cualquier momento, su fe en el futuro se debilitaría. En lugar de sacrificarse a sí mismos por las promesas económicas de la granja de energía, para que un día puedan recoger sus fondos de pensiones y disfrutarlos, podrían cambiar sus prioridades y hacer lo que les hace felices ahora en lugar de más adelante.
elnuevodespertar

 

Imagen

 

 

A %d blogueros les gusta esto: