LA PAZ COMIENZA CONMIGO

Estas 4 palabras encierran mucho significado.
Nos dice que es DENTRO de mi mismo están las respuesta a lo que quiero ver en mi mundo.
Que SOY RESPONSABLE de lo que me ocurre en mi realidad y por lo tanto puedo decidir que es lo que quiero manifestar en mi mundo, en mi realidad.
Que cuando YO PROVOCO esto en mi ser, soy un foco de resonancia que afecta mucho a nuestro planeta.
Que si quiero ver la PAZ en el mundo, entonces YO lo permito en MI SER, y así como yo lo dejo ser, esto permea en el resto del mundo.

Hoy en día, ahora que en las noticias nos dicen que es posible una guerra que nunca ha visto la humanidad, el miedo corre entre nosotros creando una energía resonante, que desafortunadamente podría desencadenar estos hechos desagradables.
Ahora yo te digo:
LA PAZ COMIENZA CONMIGO, LA PAZ COMIENZA EN TI MISMO.

Deja de resonar en el miedo, comienza a ser responsable de ti mismo y conviértete en foco de paz. No pidas la paz entre las naciones, mejor fomenta la paz dentro de ti.
Esta es una fuerza tan fuerte, que es capaz de ser la diferencia en estos conflictos, tanto mundiales como locales.
Hoy día somos muchas las personas que aplicamos el hooponopono en estas circunstancias, y aunque no somos determinantes, influenciamos a la vibración del mundo; estas energías de paz se unen a las oraciones y meditaciones de otros herman@s creando una resonancia diferente del miedo….
¿Dónde quieres hacer resonancia?
¿A que voz quieres hacer eco?
¿A qué imagen quieres ser espejo?

La paz mundial no reside en los dirigentes de los países, la paz nace en ti y con ello al resto del mundo.

Morrnah sabía esto muy bien, por eso nos dejó esta hermosa oraciónque les comparto:

La paz sea contigo, toda mi paz,
La paz que soy “Yo”, la paz que “Yo soy”,
La paz para siempre, ahora y por siempre jamás
Mi paz te entrego, mi paz te doy
No la paz del mundo, sólo Mi paz, La paz del “Yo”.

¿cómo pedir la paz mundial si no la tienes en ti?, ¿cómo pides que haya paz en la humanidad si en ti hay miedo y zozobra?.
Tú formas parte de la humanidad y como célula de ella al resonar en miedo lo contagias… Cuando te das cuenta de ello, lo haces consciente y entonces puedes decidir cambiar de vibración, al hacerlo el contagio funciona.
Recordemos que la resonancia actúa de forma poderosa, se ha demostrado que si en una ciudad de un millón de habitantes una veintena de ellos meditaban y oraban, los niveles de delincuencia disminuían de forma importante…
¿Deseas la paz mundial?… Primero pon esa paz en tu ser y lo demás vendrá por añadidura. 
Limpia y limpia con hooponopono y esa paz brotará de ti de forma casi mágica y asombrosa, sólo entonces serás un faro de paz en tu entorno, con tu familia, en tu comunidad, en tu país y en este planeta.
No importa si hay personas obsesionadas en generar un clima bélico y de miedo, la paz es una energía sutil pero inmensamente fuerte, capaz de darte calma y solaz en momentos críticos y caóticos. 
¿Esto es posible?…. ¡Si lo es!

Veamos esto:
Ves las noticias de una inminente guerra, de un conflicto armado o hechos de violencia en tu comunidad… Comienzas a sentirte ansios@ por el futuro. Te pones a orar o a “meditar” pero en tu corazón el miedo provoca que imagines lo peor de las situaciones y ante esto, comienzas a orar con más fuerza… Pero tu ser destila miedo, pavor y caos. El universo te concede lo que le muestras, no lo que pides. Es decir, que si oras o meditas desde el miedo, lo único que lograrás es más miedo y crearás una realidad donde ese miedo lo apliques…. Asi funciona.

Afortunadamente somo más y más quienes nos hemos sumado de forma individual y nos entregamos a nuestro templo interno y crear en nosotros: “la paz comienza conmigo”.

Cuando tenemos esa paz indescriptible, comenzamos a orar o a meditar desde ella, y asi, con mente y corazón en paz fomentaremos más la paz y con ello crearemos una realidad donde esa paz tendrá cabida.

¿Con cual te quedas?

Concuerdo con Viví Cervera cuando en una de sus meditaciones decía algo así: “lo que más contamina a nuestra Gaia no es la basura, el humo o los desperdicios… es nuestra forma de pensar y sentir lo que más daña a nuestro planeta…”
Asi es.
Por tanto, si cambiamos nuestra forma de pensar y de sentir a un estado de luz y paz… Entonces daremos a nuestro planeta un alivio y una cura para ella y a todos nosotros como seres humanos.
Una bella forma de sanar y ser sanados.
Una forma simple de participar y ayudar a nuestro entorno.
Te hago la invitación.

LA PAZ COMIENZA CONMIGO.

Enrique Salazar A.

A %d blogueros les gusta esto: