Las personas se encuentran en un estado de confusion y atontamiento inyectado a traves de todas las formas posibles p domesticar al ser humano. Esta ha sido la verdadera guerra. Alli donde se encuentre a miembros del genero humano estos revelan, por doquier, los rasgos de un ser condenado a fatigas suprarealistas. Quien busque hombres encontrara acrobatas.

La actual incultura bajo la forma de un imperialismo tramposo, con su disfraz de la vulgaridad invasiva, donde los burgueses, la masa bruta y anonima, habla de lo que no conoce escudada en la berreta cultura popular, se adentra practicamente en todos los campos, hasta llegar a un mesianismo de la incultura que realmente, ante semejante espectaculo dan ganas a uno de meterse un corchazo en la cabeza y terminar con toda esta estupidez de una buena vez antes que seguir escuchando y participando de este circo de la decadencia.

A %d blogueros les gusta esto: