Ustedes sólo pueden llegar a algún suceso si desisten de defender la “normalidad”.  No hay más normalidad alguna.

Ustedes precisan hacer una auto crítica de su propia incompetencia. Pero a ser franco, en serio, en la moral. Estamos todos en el centro de lo insoluble. Sólo que nosotros vivimos de él y ustedes no tienen salida. Sólo la mierda.

Y nosotros ya trabajamos dentro de ella. Entiéndame, hermano, no hay solución. ¿Saben por qué? Porque ustedes no entienden ni la extensión del problema. Como escribió el divino Dante: “Pierdan todas las esperanzas. Estamos todos en el infierno”.

La mitad del mundo vive en la desesperación cotidiana de la pobreza y el hambre y ustedes casi no lo habían notado, ahora ya es tarde.

A %d blogueros les gusta esto: