Siéntate cómodamente por unos segundos y relaja tu mente…
Deja de pensar aunque solo sea por unos segundos….
¿Sigues siendo tú pero sin pensamientos? Pues eso es lo que tú eres, eso es la consciencia.
Fácil ¿verdad?

Ahora haz lo mismo pero deja que los pensamientos surjan a su antojo, no hagas nada para controlarlos, detenerlos, o eliminarlos, s…olo obsérvalos…

¿Puedes ver como los pensamientos surgen de ti? ¿es un torbellino de ellos? no importa, solo obsérvalos ¿puedes ver como surgen como olas en el mar que tú eres?

No haces nada, solo los observas, no importa que te identifiques con ellos o no, no importa si son pensamientos positivos o negativos, buenos o malos, tu solo los observas…
Fácil ¿verdad? solo observar, nada más que eso observar, estar alerta, atento, solo eso, ese es todo el misterio, eso es todo cuanto hay que hacer… Bien pues ahora trata de llevar eso a tu vida diaria.
Fíjate también que…
¿Puedes percibir los pensamientos, puedes ver como vienen y se van? eso quiere decir que son tus pensamientos pero estos no son lo que tú eres, tú eres el que percibe, no estas separado de lo percibido pero no eres lo percibido… El observador es lo observado, no división, no separación.
Recuerda que las olas no son el mar pero no están separadas de él…
¿Puedes darte cuenta también que eres consciente con pensamientos o sin ellos, pues darte cuenta de que los pensamientos se mueven pero tú no? los pensamientos vienen y se van pero tú siempre estas presente a todos y cada uno de ellos, ya sean pensamientos de dicha o desdicha, negativos o positivos, buenos o malos, tú (el observador) nunca te mueves, tan solo observas, cuando estas alerta, atento…

La consciencia siempre es, pero no siempre es consciente de sí misma y de su contenido y eso es lo único que hay que lograr, que la consciencia sea consciente de sí misma y de su contenido el mayor tiempo posible… Solo eso.

De esta forma cuando aprendas a ser y/o estar consciente o autoconsciente lleva esa consciencia a tu vida diaria… cuando laves estate alerta atento, cuando camines date cuenta de cada paso, de tu forma de caminar, de tu respiración, cuando comas fíjate en como levantas la mano para llevarte la cuchara a la boca, como masticas etc. etc.

Un día te darás cuenta de que la consciencia (o la autoconsciencia) es como un semáforo en amarillo, unas veces eres consciente y otras no, una eres consciente otra no… De pronto Un día te darás cuenta de que los momentos de consciencia son cada vez más largos, hasta que un día descubrirás que pasaron horas y eras plenamente consciente…

Es entonces cuando surge el milagro de la atención y el estar consciente te lleva directamente a la comprensión de que eres y nunca has dejado de SER.

 
A %d blogueros les gusta esto: