Enseñar a humanos es, como poco, agotador y de poco fruto. La inmensa mayoría es ciega al Dhamma, y los pocos que no lo son, a lo más, son como los niños del kínder.

A %d blogueros les gusta esto: