Donde sea que la multitud se dirija, corre hacia el lado contrario. Están siempre equivocados.

A %d blogueros les gusta esto: