Girando en el licuado inexplicable del Destino, todos nosotros nos vemos “obligados” a simular cosas que no somos ni tenemos. Esta reflexion es para los que no se dieron cuenta que detras de cada mascara, siempre hay otra, y que eso tampoco es el fin del mundo.

Aceptar las cosas como son es el primer paso para desalentar a los idiotas que viven dentro nuestro. Pero… pase, pase. Venga y lealo ud mismo. Faltaba mas!

pd. no se pierda el proximo capitulo, por el mismo baticanal… “Persona es Disfraz” 

A %d blogueros les gusta esto: