En el univérsum de la cruz, el desierto, el abandono, la soledad y lo pasional se explican en la dimensión más misericordiosa como los existenciales místicos.

En la antigüedad, el estado de desierto (el abandono, la cementación de la mente, el encierro de todo el ser interior) era llamado la oscuridad divina.

El desierto y su culminación, el Gólgota, son el símbolo del abandono de la Divinidad. Pero en el desierto se revela Aquel-al-cual-nadie-me-puede-quitar.

La mirada sobre la tierra desde el cielo es el desier to apocalíptico. El desierto es inminente, y los discípulos de Cristo dan su consentimiento voluntario para pasarlo. Pero a través de esta extrema prueba se revela que no sólo el hombre sigue fiel hasta el final. También lo hace la Divinidad.

La Divinidad, fiel hasta lo último, revela en el hombre el pleroma la plenitud misteriosa.

La Divinidad (Su imagen auténtica, que se puede ver personalmente), fiel hasta el final, revela el pléroma en el devoto pasional.

El desierto, el abandono, la soledad, lo pasional y el Gólgota nos acercan al grandioso misterio.

El desierto extra limitado es necesario para que se desarrolle el superpotencial.

El alma es enviada a la tierra con la unción a la cruz heroica para que se manifieste el potencial divino del puro amor, llamado Sagrada Minné9. En lo pasional extralimitado está la gracia de la generosidad sin mesura.

El misterio de la tierra

DIVINAMÉNTUM. EL MISTERIO DE LA DIVINIZACIÓN

Más detallado

—¿Para qué sirven vuestras cruces —preguntarán los adeptos de “la Nueva Era”10—, si puede uno conformarse con tener comida y bienestar?

—No conocéis el sentido del paso por la tierra: Derramar del corazón la última gota a través de los sufrimientos extremos, a través de su plazo de cárcel en Solovkí11. La ascensión a la cruz junto a Cristo y la aceptación del vaso de la maldición junto a la Madre de Dios; y como recompensa, al regresar a los cielos, recibir una gracia millones de  veces mayor.

Sin el desierto, no es posible el escalón ligado con el cuerno de la abundancia. En la iglesia de Andrés el Primer Llamado, lo llamaban también, el escalón de “más y más”.

En él la Divinidad-superior-a-Sí-Misma irradia a Su discípulo y amado tantas dadivosidades que le permiten abarcar lo inabarcable y sobrepasarse a sí mismo. El hombre se convierte en el tesoro (“cofrecito” como decían los teogamitas eslavos) en el que está escondida la perla de la teogamia12.

En este escalón se halla la cruz terrenal.

En el depósito del corazón espiritual se encuentran 144 castillos interiores. En el 145° está la perla de la teogamia, “La Divinidad y yo somos uno”. Ella se funde a la temperatura de 3000 grados. Es el escalón superior de la divinización, la unión con la Divinidad en uno.

El desarrollo del potencial divino recibido en los cielos

El misterio superior de la tierra es:

El alma necesita encarnarse en la tierra para manifestar el potencial recibido en los cielos.

El desarrollo del potencial divino recibido en los cielos es la mayor justificación del desierto, de la cruz, de lo pasional. Por eso se puede decir: la tierra es la continuación del cielo. De alguna manera la tierra es incluso más que el cielo. Sólo aquí puede revelarse el tesoro de miles de perlas, el que no es posible revelar de ningún otro modo.

Suena el cantar a la tierra, santificada por las hazañas de los santos y recibiendo la sangre ungida de las antorchas.

Oh, más y más,
no hay nada más meloso,
no hay nadie más hermoso
que mi Adorado.
Mas Él sigue más y más regalando…

Ésa es la oración de los éxtasis sobreelevados, dirigida al Padre del puro amor, a Cristo y a los 200 millones de cristos y madres de Dios en el panteón celestial.

9 Minné — El amor divino, superante y extralimitado del Padre del puro amor.

10 La Nueva Era, New Age — El conjunto de tradiciones ocultas y doctrinas religiosas y filosóficas, que fueron interceptadas por Lucifer y ben-elohimes (los ángeles caídos) en la perspectiva de su reconstrucción del mundo sin el amor Divino, en un proyecto de civilización cósmica del futuro.

11 Solovkí — El campo de concentración en las islas de Solovkí en el Mar Blanco (Rusia). El lugar del martirio más grandioso del siglo XX, la “capital” del GULAG comunista.

12 Teogamia (del griego: ‘teo’, “divinidad” y ‘gamos’, “matrimonio”) — El matrimonio con Dios, la unión con la Divinidad. Teogamitas : Los portadores de la religión teogámica en el cristianismo eslavo del periodo anterior al Príncipe Vladimir (960-1015); son los seguidores de la escuela del apóstol Andrés, el Primer Llamado.

 

A %d blogueros les gusta esto: