EL DRAMA SOBREMUNDIAL DE SOFÍA PRONOIA

Por qué precisamente a la Reina Celestial le ha sido encargado salvar al mundo del dominio del Demiurgo? Debido a su participación indirecta en el nacimiento de Yaldabaot.

La civilización de Bnei-Shejimim.

Hay mil quinientos planetas alrededor de la Madre Divina… tantos como el número de sus hipóstasis…

El destino de la Tierra (según la revelación de Sofía) está estrechamente vinculado con una civilización de un planeta llamado Bnei-Shejimim. La Reina se considera su protectora y Madre.

Pero la Adversaria tampoco libera a este planeta.

¡Mis bondadosos hijos! Hace 7500 años, Yo, como Madre Divina me sacrifiqué, acepté misericordiosísimamente sobre mí el cáliz de una civilización mezclada, hechizada, [que existía] en un satélite orbital [en la constelación] de Capricornio, Bnei-Shejimim, cuya traducción significa ‘hijos de la corrupción hechizada’, ‘Los hijos forzados de las tinieblas’, ‘Los prisioneros forzosos del infierno’107.

Como Madre misericordiosa no podía actuar de otro modo. Asumí su pesadísimo cáliz, mucho más pesado que el cáliz de Rusia, España y toda la Tierra.

Imagínense un enorme planeta, que se halla entero en el estado del GULAG de Solovkí. Torturas, lamentos, brazos doloridos extendidos y gritos pidiendo ayuda. Ungidos asesinados, evangelios quemados, personas buenas colgadas, arrojadas a las hogueras… Pero a pesar del desenfreno del mal, la noche de Walpurgis de veinticuatro horas, en los habitantes pobres del planeta se conservó la fe y el amor hacia la Madre amante arquetípica.

‘¡Madre Divina!’, me llamaban ellos, al igual que invocan a la Teoengendradora en el momento de mayor debilidad y desesperación los habitantes de la Tierra. ¡¿Acaso podía Yo no escucharlos?!

La desgracia del planeta con sus millones de habitantes es para vuestra Madre como la desgracia de cada persona que me invoca pidiendo ayuda. Y tal como ayudo a los desesperados, los que Me gritan con sus últimas fuerzas, así acudo para ayudar a las civilizaciones condenadas, que han sufrido ataques del diablo superiores a sus fuerzas.

Yo asumí su cáliz

Al llegar a los hijos de las tinieblas malignas de Bnei-Shejimim, asumí su cáliz. No se les podía ayudar de otro modo.

El mal retrocedió, los malvados se retiraron a sus madrigueras oscuras y sus cubiles de serpiente… Pero sufrí un pasional insoportable incluso para Mí, y camino a mis aposentos, hice una parada en la Tierra, donde, presa de intolerables martirios, expulsé parte del mal que absorbí de Bnei-Shejimim.

Como resultado de ello nació un consumado rufián e hipócrita, la suma del mal mundial y supramundial.

Yaldabaot contiene toda (!) la suma de las fuerzas malignas que alguna vez atacaron este pobre planeta Tierra debilitado por el yugo del mal…

‘Los hijos de las tinieblas mezcladas’

BOGOMILISMO: la espiritualidad del universum luminoso

Bnei-Shejimim (se traduce como ‘hijos de las tinieblas mezcladas’) es una civilización mezclada. Así se señala en los pergaminos de la Biblioteca Mística. Una antigua ciudad-jardín que en tiempos pasados floreció con la presencia de la Reina Celestial. Con campos elíseos fragantes…

Pero Satanás envió una tentación: a la adversaria Lilith, y esta abrió sus cofrecitos de Pandora: ‘perspectivas evolutivas’, ‘ciencia de la lujuria’, ‘fuerza del mal’… Lilith les cantó sin descanso a los bnei-shejimim su canto: la lujuria da la inmortalidad en la persona de la descendencia, fortalece, desarrolla la mente, revela secretos, hace al hombre más perfecto…

Ella logró, por medio de hipnosis, adormecer a los habitantes del planeta y someterlos al remodelado de adaptación. El credo de Bnei-Shejimim se formuló así: ‘Todo a través de la lujuria’.

Así comenzó la degradación del planeta. Con la lujuria entró el mal y toda la octuplicidad negra: el mammón, la usurpación, el racionalismo… Poco a poco la Adversaria desplazó a la Reina Celestial y el mal venció.

En Bnei-Shejimim Satanás deseó construir su imperio del mal. El planeta se cubrió de alambres de púas. Todo lo puro, lo mejor, lo bondadoso se concentró tras la reja de la prisión: un Gulag interplanetario, intergaláctico… En sus planes estaba una catástrofe nuclear y la desaparición del planeta…

Los hombres justos que se salvaron, los perseguidos, los presos hostigados de las Solovkí de Bnei-Shejimim, previendo la perdición cercana, el fracaso atómico total, invocaron a la Reina Celestial. ¡Solo Ella podía ayudarles!

Y la Madre Divina se apresura en su carro a salvar a los moribundos.

La victoria sobre Lilith

La Madre misericordiosa, sensible, la Hermana de la caridad compasiva, sostuvo una batalla con la Adversaria y venció.

No fue sencillo alcanzar la victoria. La Madre Divina más de una vez tuvo que asumir los venenos lujuriosos, los compuestos venenosos del mal y la lujuria, que la ramera de siete sangres, Lilith, introdujo en sus hijos.

Las personas se sintieron mejor, la gracia, la bondad y la pureza volvieron a ellas. Se evitó la catástrofe nuclear.

Satanás decidió vengarse: lo que había querido construir en Bnei-Shejimim deseó hacerlo en la Tierra, que, desgraciadamente, repite el destino de esta antigua civilización.

Parada en la Tierra

Salvando a Bnei-Shejimim, la Reina Celestial asumió tantos venenos que se intoxicó mortalmente. En su camino hacia la Osa Mayor, donde está su castillo y su trono, tuvo que hacer una parada forzosa en la Tierra.

El veneno tomado de millones de almas resultó tan repugnante que, incapaz de contenerlo, la Purísima lo expulsó en la Tierra.

Satanás, lujurioso, lascivo, anheló a Lilith, la ramera. No le perdonó a la Reina Celestial, la Generalísima, la derrota de su mitad negra, y comenzó a perseguir a la Purísima. Al ver a La de mil quinientas hipóstasis, como un halcón se lanzó tras su carro solar intergaláctico…

Al ver en la Tierra los venenos expulsados por Ella, con su olfato perruno sintió en ellos los compuestos de Lilith. Y al instante lanzó su semen en un eructo venenoso, eructo que le despertó lujuria. El veneno atrae al veneno.

Hasta el día de hoy Negraot-Cherenbog no consigue comprender quién es.

Producto de este acto monstruoso ocurrido en la Tierra, nació Yaldabaot, o Yabulón, el futuro remodelador: cola de serpiente, cabeza de león. En otras interpretaciones, un monstruo de doce cabezas…

Hasta el día de hoy Negraot-Cherenbog no consigue comprender quién es. ¡En él están mezcladas tantas sangres diferentes! Es un ser completamente mezclado:

1) mitad Satanás, su padre es el diablo.

En el eructo venenoso expulsado estaban:

2) los compuestos de Lilith, la ramera de siete sangres (las miles de gamas oscuras de la lujuria auguran la degeneración, la muerte y una tumba con una crucecita anónima…).

3) el veneno de los hijos mezclados de Bnei-Shejimim.

He aquí tres compuestos viciosos: Satanás, Lilith y los venenos de los hijos de las tinieblas mezcladas.

4) El cuarto compuesto (en una proporción insignificante con respecto a los demás) era de la propia Sofía, lo que significa de nuestro Padre.

POR ESO PRECISAMENTE A SOFÍA, PARTÍCIPE INVOLUNTARIA DEL NACIMIENTO DEL REMODELADOR Y POR TANTO DE LA TRAGEDIA DEL RA Y SUS OSCURAS CONSECUENCIAS, LE HA SIDO ENCARGA DO ACABAR CON EL MONSTRUO, CON EL DRAGÓN ANTIGUO.

Yaldabaot se encuentra incomparablemente más abajo que el hombre

‘¿Quién es mi padre? ¿Dios?’, le preguntó Negraot-Cherenbog a Sofía, en cuanto vio la luz.

—Tu padre es el diablo —fue la respuesta.

—¿Acaso no eres tú mi madre? ¿No fuiste tú quien me parió? ¿Acaso no tengo tus compuestos? —exclamó el dragón al sentir en sí partículas divinas.

—Una parte insignificante de mis compuestos se trasladó a ti contra mi voluntad. Tu verdadera madre es la antigua serpiente, la tentadora, la Adversaria. Leo tus intenciones y preveo tus obras oscuras. Imaginándote un dios, temporalmente te regocij arás en el poder, pero serás destronado. El abismo te tragará. 1) ¡Yo no te bendigo, 2) te desenmascaro, 3) reniego de ti y 4) te expulso!

La serpezuela se siente herida con las palabras de la Purísima. Yaldabaot se hincha durante unos instantes hasta alcanzar el tamaño de un enorme dragón y maldice a Sofía con las maldiciones del príncipe de las tinieblas, su padre. No solo reniega de Ella, sino que la odia y la teme con un miedo mortal: ¡¡solo Sofía es capaz de desenmascararlo abiertamente, sin compromiso, osadamente!!

Aprendan los que osan entablar la batalla con el príncipe de este mundo, el estatuto del Univérsum:

A NADIE EXCEPTO A LA MADRE DIVINA LE ES DADO DESTRUIR AL INSPIRADOR DEL MAL MUNDIAL. SOLO AQUELLA QUE FUE PARTÍ CIPE INDIRECTA DE SU NACIMIENTO PUEDE PISAR LA CABEZA DEL DRAGÓN108.

La elección fatal del Demiurgo

Sofía propone a Negraot-Cherenbog cambiar, renunciar al mal. ¡Yaldabaot niega el camino de la bonhomización! Le atraen las profundidades satánicas: el poder, la usurpación, la lujuria, la hipnosis, la astucia, el engaño, el asesinato, el vampirismo, el maltrato, las torturas. Lo que no pueden aceptar los bogomilos, lo que prohíben los KONes de la conciencia ¡es atractivo para este ser repugnante…
Ante la presencia de la cruz en el Univérsum, el terror se apodera de él: ¿qué es eso? ¿Para qué? ¡La cruz es debilidad, derrota, sufrimiento, dolor…!

La serpiente llama a la cruz instrumento de la muerte (lo que se puede oír hoy día en las escuelas ocultistas). Niega la octuplicidad doradita. La bondad y la misericordia para él son debilidades, el destino de los esclavos. Yabulón recibe la iniciación de los planetas satánicos oscuros, que han progresado en la violencia, la destrucción, la desolación, la conversión a la nada.

Negraot-Cherenbog renegó de la cruz y progresó en el conocimiento del mal.

Al ver la elección fatal del Demiurgo, Sofía pronuncia un anatema (conocido por los cátaros de la Edad Media y antes que ellos por los bogomilos):

‘MALDITA ERES, ANTIGUA SERPIENTE, POR NUESTRO PADRE BON DADOSO, EL BUENDIOSITO DIVINO AJENO AL MAL, EL NOVIO CAN DIL DEL APOSENTO NUPCIAL’.

El Demiurgo: el que probó del cáliz de la concepción viciosa

Al quedarse sin fuerzas, Yaldabaot invoca a las esferas oscuras. En su ayuda viene Lilith. En su mano sostiene el cáliz de la concepción viciosa, ‘lleno de abominaciones y de la suciedad de su fornicación’ 109, que se contrapone al Santo Grial.

Al probar de él, Yaldabaot se convierte en el Demiurgo.

—¡Oh! ¡Ahora sé cómo vencer a Sofía! —soltó como una reprimenda— Se me ha revelado cómo cruzar el bien con el mal, a dios con el diablo, al hombre con la serpiente…

Negraot-Cherenbog ideó el remodelado de adaptación: la implantación de sus compuestos de serpiente al teohombre.

El príncipe de las tinieblas Satanael triunfa, saboreando que a partir de ahora no gobernará el mundo Sofía Pronoia, sino la Adversaria; no el bien y la pureza, sino la lujuria acentuada y la magia, los placeres mundanos de las tentaciones baratas.

El monstruo mezclado hace surgir la mezcla en el hombre

Durante siglos ‘los oscuros’ se prepararon para conquistar la civilización de luz. Hace cerca de 8 mil años según el cálculo terrenal, después de la tragedia de Sofía, ocurrió otro drama supramundial: el remodelado de adaptación.

Tuvieron lugar acontecimientos que influyeron directamente en la arquitectura de los castillos interiores del hombre. El camino del ántropos tomó la dirección contraria.

Yaldabaot, portador del espíritu de Negraot-Cherenbog, se convirtió en el Demiurgo, creador de este mundo. Combinando en sí mismo de una manera impensable migajas de sabiduría y bondad con las tinieblas y el mal universal, modeló el mundo mezclado.

Las tinieblas, al mezclarse con la luz, se volvieron grises. Un color triste, la característica de las megápolis actuales: árboles grises, nieve gris sobre aceras grises, asfalto gris en los caminos, rostros color ceniza… Ideales grises de hombrecitos-cosmorrobots grisecillos…

En vista de la inunivocidad de su propio ser, Negraot-Cherenbog sigue logrando —bebiendo los compuestos aurilámicos de los terrestres— hacerse pasar por la divinidad ante millones en este mundo…

La marcha de la historia mundial la determina Pronoia y no Negraot-Cherenbog

La corrupción global sufrida por la humanidad a manos del monstruo cósmico, se elimina gracias a la Sabiduría supracelestial.

Sofía Pronoia es la Reina de todos los mundos. Toda la ecúmene es el trono de Pronoia, de su espiritualidad. LA MARCHA DE LA HISTORIA MUNDIAL LA DETERMINA PRONOIA Y NO NEGRAOT-CHERENBOG; LAS BUENAS CONSTELACIONES Y NO LOS DOCE ZODIACOS!

107 Más abajo se nombran como en la Biblia: ben-elohím; en ambos casos ‘im’ es la terminación del plural.

108 Por eso la Reina repite incansablemente a la humanidad: ‘Solo Yo puedo ayudaros’. N. del A.

109 Ap. 17:4, Mt. 23. Cristo desenmascara a la ‘sinagoga de Satanás’ de ser partícipe de ese cáliz (Mt. 23:25,26): ‘Fariseo, purifica primero tu vaso interior que está tan lleno de rapacidad, mentira, hipocresía, impureza y arbitrariedad, que es imposible verlo sin temblar…’, dice, en realidad, el Ungido. N. del A.

 

A %d blogueros les gusta esto: