El que viaja no sabe

porque el verdadero viaje,

el que realmente cuenta,

es el viaje interno.

 

Es el viaje que se hace

internándose en la oscuridad

y en lo desconocido.

 

Conócete a ti mismo,

lo demás… es lo demás.

 

El viajero cuya mirada

se dirige hacia su propio ser,

puede encontrar en él mismo

todo lo que busca.

 

Ésta es la forma

más perfecta

del viaje.

 

La otra es en verdad,

una manera muy limitada

de cambiar y contemplar

los cambios.

 

El gran viajero

no sabe

adónde va.

 

El que de verdad

contempla,

ignora lo que ve.

 

Sus viajes no lo llevan

a una parte de la creación

y luego a otra.

 

Sus ojos no miran un objeto

y después otro;

todo lo ve junto.

 

Esto es contemplación.

 

Tienes todas las herramientas

que necesitas por supuesto,

porque nunca tendrás una misión

que no puedas cumplir.

 

Deberías comenzar

cuanto antes

si quieres valer algo.

 

De lo contrario,

prepárate.

 

La muerte

es un lujo

que no tendrás.

 

Sigue tu instinto,

estate quieto

y escúchate.

 

¿Has caminado en el agua?

No has hecho más que un madero.

¿Has volado por el aire?

No has hecho mas que una mosca.

 

Vence tu corazón

y tal vez, seas algo.

 

Orgullo, codicia,

envidia e ira

son tus “cualidades”.

 

Transmútalas.

Y encuentra

tu verdadera naturaleza.

 

El amor despierto

mata el conocimiento,

el conocimiento despierto

duerme al amor.

 

Salte de la ignorancia.

 

 

 

 

No te fijes en el tiempo

no es mas que el telón,

el velo que oculta lo

que en verdad

esta ocurriendo.

 

Ama todo lo que puedas

y el conocimiento

caerá rendido a tus pies.

 

Porque para el ruin

todas las cosas son ruines,

y para el puro todas las cosas

son puras.

 

Conocimiento

no es sinónimo

de entendimiento.

 

Saber

no es sinónimo

de sabiduría.

 

El saber pertenece

a la memoria,

a la conciencia cerebral.

 

La sabiduría pertenece

a la conciencia cósmica,

infinita, no a la cerebral.

 

Si quieres lo Verdadero,

solo deja de emitir opiniones.

 

Si estas siempre manejando

la letra de la Palabra,

siempre lamiendo la letra,

siempre mascándola,

¿que gran cosas haces?

 

No es extraño verlos tan famélicos.

 

Javier Ferro

© 2010

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: