Apuntes sobre el Domingo de Ramos

Los cristianos, practicantes o no, saben del significado del Domingo de Ramos. Lo que muchos ignoran es que el domingo de Ramos es un grandioso ejemplo acerca de la volatilidad de la opinión publica.
El domingo de Ramos, Cristo llega a Jerusalém y allí es aclamado por toto un pueblo que lo recibió como su salvador y mesías. Por causas que  las sagradas escrituras no saben explicar bien, u omiten explicar, cuatro días después el tipo fue apresado y el mismo pueblo que lo había vitoreado pidió a grito en cuello que lo crucificaran. Entretanto se les dió a elegir a quién liberar, y el pueblo organizado en asamblea decidió liberar a un chorro llamado Barrabás. Cualquier analogía con la historia reciente de nuestro país es absoluta coincidencia.
Digo que este es un excelente ejemplo sobre el concepto y el valor de la voluntad popular. Recuerdo que Eduardo Wilde, ministro de Educación de la Nación, había dicho que el triunfo del sufragio universal no era otra cosa que el triunfo de la ignorancia universal. 
Viendo como le fue a Cristo, quien murió en pelotas y clavado hasta el hartazgo, resulta claro que quien construye política sobre la opinión del pueblo, sólo construye sobre arena
A %d blogueros les gusta esto: