Yo veo que muchas de nuestras enfermedades en su origen tienen un corte vincular que ha interrumpido el flujo de la energía vital o de la energía amorosa natural y eso produce una dolencia.

 

Visto así una enfermedad es la manifestación del dolor de estar separados: Separados de alguien o de algo por alguna circunstancia histórica-traumática. Si miramos esta circunstancias desde la psicogenealogía, sabremos que viene de la historia de la familia que está llena de obligaciones y prohibiciones que enferman.

Si además vivimos separados de la naturaleza, separados de la tierra, del cielo, del resto del universo, inconscientes nos vamos a ir alejando de nuestra propia naturaleza y entonces reemplazamos el vínculo por la compañía de un tumor, o una úlcera, una angustia, una disfunción sexual o un fracaso económico. En fin, hacemos enfermedades porque en el fondo y de múltiples maneras, nos hemos ido separando de nuestro Ser que está siempre ligado a la fuente original.

A %d blogueros les gusta esto: