Un nuevo Papa tendrá mi iglesia, y yo su Madre estaré en su corazón, la ostentación no será más en mi templo, pues el oro estará donde debe estar, en su corazón, será para los míos el verdadero pastor que cuida fielmente a su rebaño, pues mi Enseñanza será su Revelación, por ello Mi Imagen se os dará por añadidura y no será ya más ocultada. 

Toda blasfemia contra Mi será acallada, toda la Verdad saldrá a la luz, porque el Espíritu Perfecto de mis hijos, no puede seguir siendo imperfecto, durante mucho tiempo fuisteis vosotros alimentados por mentiras, por ello os anuncio un tiempo de grandes cambios, morales, espirituales y verdaderos, tan esperado por todos mis hijos y tan temidos por aquellos que no lo son.

Las profecías siempre han sido dadas y tomadas en perspectiva a un futuro indefinido e incierto, hoy se os dan en un presente concreto, exacto y preciso para que podáis vosotros ser testigos de lo que se os ha dicho, pues el motivo principal de Esta Palabra es la conversión de vuestras almas, pues la mayoría de vosotros necesitáis ver para creer, y si bien son bienaventurados los que creen sin ver, La Madre Celestial os ama tanto, que hasta eso hará por vosotros sus hijos, que podáis ver con vuestros ojos físicos el Reino Espiritual que Ella os promete. 

Alabada Sea Su Gracia que desciende a todos vosotros, Su Palabra fue dicha por Mi Intermedio, Gabriel Servidor del Altísimo

A %d blogueros les gusta esto: