GUERRA

 

CORTESÍA DE VERONICA TOMSIC
ESTA ES LA SITUACIÓN ACTUAL DE IRAN..LOS PUNTOS ESTRELLADOS SON LAS BASES MILITARES AMERICANAS EN LOS PAÍSES LIMÍTROFES. LA SITUACIÓN ES TENSA ..LOS SEÑORES DE LA GUERRA SE ESTÁN PREPARANDO CON TODO.COMO AHORA HABLAMOS DE UNA SITUACIONES NUCLEAR , ESO NOS AFECTA TOTALMENTE A TODA LA HUMANIDAD (SIEMPRE FUE Y ES ASÍ ,SOLO QUE NO NOS DÁBAMOS CUENTA)….PERO ES REAL.
AHORA TE INVITO A QUE HAGAMOS UNA MEDITACION DE PAZ …ESTE DOMINGO A LAS 9 PM HORA ARGENTINA….(AL FINAL DE ESTE ARTICULO HAY UN CONVERSOR HORARIO PARA OTROS PAÍSES).
Esta meditación es una sugerencia para quienes resuenan con ella. Es un ejemplo. No tiene que ser exacta. Lo que pretende es llevar Luz a la zona de conflicto entre Irán e Israel. La Luz que pretendemos llevar es tanto para la Madre Tierra como para todos los hermanos (que son parte nuestra) que hoy se encuentran atrapados allí. NO es una meditación por la Paz, porque no sugerimos lo que “debe suceder” o “no debe suceder”, según nuestras creencias.
Es una meditación de la Paz. Es un modo de proclamar, desde lo profundo del corazón, que amamos incondicionalmente a nuestros hermanos que están pasando por estas circunstancias y que sin importar lo que ocurra, estamos con ellos porque son parte nuestra. Podemos tener nuestras preferencias en relación a la guerra, lo que es muy válido y respetable. Pero no tenemos idea de lo que las circunstancias son, de modo que sólo enviamos Luz para que ocurra lo que es perfecto y correcto para el mayor bien. Y si ellos deben experimentar la guerra, por el motivo que sea, nosotros los amamos con la misma incondicionalidad… Ya no juzgamos. Sólo contenemos y acompañamos en el proceso que sea necesario.
Primero debemos comprender que las zonas de conflicto en la Tierra están inmersas en una energía estancada que debe ser liberada. En este caso hay una concentración de energía guerrera masculina y su liberación tiene la potencialidad de liberar al mundo. De modo que lo que haremos es enviar energía puramente femenina para equilibrar. Esto debe hacerse con mucho cuidado y sin juicio, porque la idea es equilibrar, y no juzgar. El equilibrio de ambas energías es fundamental porque estas energías son complementarias, no antagónicas. El exceso de energía masculina ha generado un déficit en el chakra corazón de la zona de conflicto y la falta o ausencia de energía femenina ha generado un déficit en el chakra del plexo solar y sacro.
Lo que haremos es enviar nuestra Luz en representación del colectivo humano. Con nuestra Luz equilibraremos y liberaremos esos chakras involucrados de modo que la energía vuelva a fluir sin resistencia.
Hoy, la Madre Tierra nos pide NO JUZGAR. Sólo enviar Luz para restaurar el equilibrio, con el firme propósito de que ocurra exactamente lo que tiene que ocurrir, para el mayor bien. Ni más ni menos. Ese es un estado que tenemos que lograr para enviar lo correcto y perfecto desde nuestros corazones, porque si ponemos emociones relacionadas con negatividad hacia la guerra estamos enviando más de lo mismo y no es la idea. Por eso necesitamos lograr un estado de reverencia, de aceptación total, de gran respeto hacia los procesos de los demás y hacia los procesos de la Madre Tierra.
Esto no es tan fácil de lograr, porque tenemos una idea formada en relación a los estados de conflicto. Pero si insistimos, podremos conseguir un estado de Amor puro, sin interferencias, de respeto y aceptación desde el corazón… donde la dualidad no existe. El corazón puede tener preferencias, pero no juzga. La mente es la que juzga. De modo que retiremos nuestra mente y enviemos sólo Amor Puro a esa parte nuestra que está representada por los hermanos Iraníes e Israelíes. Ya es tiempo de comprender que SOMOS UNO.
SUGERENCIAS PARA ESTA MEDITACIÓN
La postura para realizar la meditación es aquella en la que se sientan más cómodos. Personalmente, intento que la planta de mis pies estén en contacto con la Madre Tierra. De esta manera la energía fluye de modo contínuo cuando hacemos una meditación en representación del colectivo humano.
Nos sentamos con la espalda derecha y con los ojos cerrados (muchos prefieren no cerrarlos, pero esto ayuda mucho a desconectar la mente y su parloteo constante). La respiración tiene que ser consciente hasta que la Luz del chakra corazón se encienda y se forme el “envoltorio” de Luz alrededor del cuerpo.
Se puede usar Ha Breathing, Piko Piko, Ujjayi, la Unificada de Edu… Debe ser consciente. La atención tiene que estar enfocada en todo el cuerpo encendido con la Luz propia. Esto se hace con la imaginación y con la atención.
Una vez que esta Luz se siente completamente brillante, desde el corazón se envía la Luz hacia la zona del conflicto por el aire y por debajo de la Tierra. Imaginamos la zona de conflicto representada por nuestro propio cuerpo como un TODO y cubrimos con Luz los chakras corazón, plexo y sacro. Imaginamos que la energía es equilibrada y restaurada colocando una gran V (símbolo de la energía femenina) de Luz sobre el lugar.
A medida que esto ocurre, el aire, el agua y la Tierra de la zona de conflicto se ponen muy blancas e iluminadas. Purificamos y equilibramos el aire, luego el agua y luego la Tierra. Servirá muchísimo sentir la frescura del aire, el ruido del agua fluyendo, el perfume de las flores y la Tierra… sentir el azul limpio y despejado del cielo… el aleteo y los cantos de los pájaros… los rayos del sol tibio en nuestra piel. Sientan que respiran paz y armonía… Pueden apelar a los Elementales, si suelen trabajar con ellos.Todo esto es importante para romper el paradigma del conflicto… aunque parezca muy poético e idealista, si logramos enviar esas intensiones al aire, al agua y a la Tierra, se impregnan de esa vibración y se transmiten a todos los corazones presentes.
Cada tanto realicen 5 respiraciones, para no perder la continuidad.
Una vez que estamos en este estado, ahora representamos la Madre Tierra con nuestro cuerpo, con los chakras restaurados y equilibrados y extendemos esas sensaciones hacia todo el colectivo humano, con el firme propósito de restaurar el equilibrio energético.
Por último, con toda la atención en la Madre Tierra representada por nuestro cuerpo flotando en el cosmos, terminamos con una reverencia de agradecimiento, por tantos eones de Amor y Servicio a la Humanidad, con el afecto que se profesa a una madre amorosa.
Cuiden que el sentimiento expresado no sea de adoración, porque no es eso lo que Ella espera de nosotros. A la Madre no le interesa ni la adoración ni la devoción. No sólo no le interesa, sino que, además, no le sirve para nada. Ella sólo espera nuestro Amor de verdad y que reconozcamos su espíritu de amor en nuestros corazones. Ella quiere que sus hijos sepamos que es consciente y que está VIVA!
Que esta meditación nos devuelva a nuestros orígenes… a cero… al estado de reverencia por todo y por todos!
Bendiciones, Paz y Amor… más allá de toda comprensión!
Verónica.

A %d blogueros les gusta esto: