La actividad solar es un catalizador para el proceso evolutivo. La luz solar estimula un cambio en la materia, la energía y la conciencia en todos los seres en nuestro universo.

Nos empuja hacia una posición más elevada de conocimiento y hacia la capacidad de integrar y usar ese conocimiento para el mejoramiento de todos los Universos.

El cambio evolutivo es impulsado por el Sol y la nueva energía está viniendo desde el espacio profundo a través del portal del Sol.

El Sol es simplemente el corazón y el cerebro de nuestro pequeño Universo, el poderoso corazón del sistema solar que late una vez cada 11 años terrestres.

Con cada latido, el Sol expulsa su luz y energía acumuladas a través de las manchas solares que se proyectan hacia los rincones más remotos del sistema solar.

El Sol alimenta a su familia, así como el corazón alimenta al cuerpo. La Tierra y todos sus habitantes son receptores y transmisores esféricos.

Las erupciones solares afectan al sistema nervioso central (incluyendo el revestimiento del estómago), toda la actividad cerebral (incluyendo el equilibrio), todo comportamiento humano y animal, y toda respuesta mental-emocional-física.

Las erupciones solares pueden hacer que nos pongamos nerviosos, ansiosos, preocupados, inquietos, irritables y aletargados, que tengamos pérdida de memoria a corto plazo, náuseas, dolores de cabeza, y problemas con todas las formas de comunicación, tanto humana como tecnológica.

La actividad solar ilumina la conciencia abriendo nuevas vías neurales; los viejos patrones se consumen en la Luz para dar paso al nuevo paradigma.

Por lo tanto, el 2012 nos da el regalo de sanaciones solares que penetran profundamente en las células de la humanidad, eliminando todo lo que se interpone en el camino del siguiente peldaño en la escalera de ascensión de la humanidad.

A medida que estas partículas solares entren en las partes de su corazón y su cuerpo, recuerden que para llegar a ser un Príncipe primero hay que eliminar todos los fragmentos de la vida anterior en la que uno fue un mendigo.

La penetración solar es necesaria para pasar a una liberación sanadora. Verse a uno mismo completamente sano sin necesidad de aprender de la enfermedad, es el lugar en el que el Sol Real desea ver a sus ciudadanos.

A %d blogueros les gusta esto: