Los humanos vienen a la tierra con ciertas aspiraciones: tienen necesidad de amar y de ser amados; tienen necesidad de conocer, de crear y el hecho de realizar esas aspiraciones es a lo que le llaman felicidad. Sin embargo para realizarlas deben añadir, sin cesar, algo al bagaje con el que han venido, ya que no basta desear para obtener lo que se desea. Desean amar y ser amados, pero he aquí que se sienten solos y decepcionados… Desean comprender pero siempre están tan limitados como desorientados … Desean crear y no llegan a hacer más que chapuzas. Para conseguir realizar todas esas aspiraciones, es necesario un largo aprendizaje bajo la dirección de un instructor que los lleve por la senda del verdadero amor, de la verdadera comprensión, de la verdadera creación.

Omraam Mikhaël AÏvanhov.
Las semillas de la felicidad.

A %d blogueros les gusta esto: