La senda del amor no puedo hallarse a través  del intelecto. El intelecto con todas sus ramificaciones, con todos sus deseos, ambiciones, empeños, debe cesar para que el amor surja. Cuando amamos estamos cooperando y nos olvidamos de nosotros mismos.  Esta es la forma mas elevada de inteligencia… por eso se dice que la verdadera inteligencia es la obliteración de la inteligencia… cuando somos dóciles al espíritu.

 

Solo cuando sabemos amarnos los unos a los otros puede haber cooperación, puede funcionar la inteligencia y puede haber acuerdo sobre cualquier cuestión. No puede haber amor cuando hay intereses creados, miedos y toda esa estructura del yo que debe ser desmantelada.

A %d blogueros les gusta esto: