La trialidad cuerpo – alma – espíritu. (Seres tripartitos) Para avanzar en la descripción de las características fundamentales del ser humano hay que considerar la particularidad que lo distingue del resto de la creación: ser tres en uno. Ninguna otra criatura en la naturaleza, tiene esta estructura, y es precisamente la nota del espíritu, el alma y el cuerpo lo que hace al hombre superior a todo el resto de ella. 

Su capacidad racional no lo convierte en una máquina de comportamiento predecible, pues su actuación está determinada también por la influencia que sus sentimientos (afectividad) pueden tener sobre su voluntad (nuestro intelecto consiente, nuestra voluntad y las emociones) y el espíritu. Claramente los tres deben ser limpiados y entregado a Cristo, y que Él mismo debe capacitarnos para mantener los tres “sin reprensión” hasta Su regreso. 

El ser humano, a diferencia del resto de los seres vivos, no actúa de una forma determinista, sino ejercitando su libertad. Con los “datos” que la razón y la afectividad le aportan, por un acto voluntario decide su actuar, ejerciendo de este modo su libertad (destino + libre albedrío). Ahora bien, aunque este proceso muchas veces nos pareciera ‘automático’, la verdad es que se trata de algo consciente, el ser humano es auto-consciente, se percibe a sí mismo tanto en el ámbito corporal como en el ámbito de los movimientos del espíritu. 

Todas las criaturas que Dios hizo, el ser humano es con mucho la suprema y más compleja. Sin embargo, por causa del orgullo los seres humanos a menudo olvidan que Dios es su creador, que son seres creados, y que por lo tanto son dependientes de Dios y no fueron seres que evolucionaron siglo tras siglo. Por cuanto fueron creados a la semejanza de Dios, podían responder a Dios y tener comunión con Él, reflejar su amor, gloria y santidad; fueron creados con espíritu, mente, emociones y poder de elección; por el pecado original (que no es humano en principio sino espiritual mas bien) se alteró la semejanza moral con Dios; ahora tenían tendencia al pecado que transmiten a sus hijos. Por ello es que debemos pedir a Dios la limpieza del cuerpo con nuestra disciplina; del alma, la cual será juzgada y el espíritu que se relaciona con lo espiritual.

Dios formó al hombre del polvo de la tierra (cuerpo), fue el hombre “un ser viviente” y sopló en su nariz aliento de vida (espíritu). 

Sólo después que la muerte entró en el mundo se lee acerca de la separación de una persona en sus tres componentes por causa de la desobediencia, algo que finalmente será reparado sólo en la resurrección en el “hombre nuevo”. Pero separados de Cristo, todos están sin Dios y ajenos de la vida que hay en Él; están espiritualmente muertos. Mediante la resurrección de Cristo, venció y quebró el poder de Satanás, del pecado y de la muerte física. 

Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán? Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes. 

La resurrección del cuerpo es una doctrina fundamental en las Escrituras. Se refiere a la acción de Dios de resucitar a un cuerpo de entre los muertos y reunirlo con el alma y el espíritu de la persona, de la cual estuvo separado durante el estado intermedio. 

El cuerpo es parte esencial de toda personalidad humana; los seres humanos quedan incompletos sin cuerpo. Por eso la redención que Cristo ofrece se aplica a toda la persona, incluso el cuerpo

El cuerpo es templo del Espíritu Santo; llegará a ser una vez más templo de Espíritu en la resurrección. 

Las Escrituras indican por lo menos tres propósitos: 

Para que los creyentes lleguen a ser todo lo que Dios se propuso en la creación para los seres humanos. 

Para que los creyentes conozcan a Dios de la manera completa que Él desea que lo conozcan 

Para que Dios exprese su amor a sus hijos como Él desea

Cristo dice que “los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas lo que hicieron lo malo, a resurrección de condenación (Jn 5:29). 

Cuando el Espíritu Santo viene en nuestro renacimiento al aceptar nosotros a Jesucristo como Señor y Salvador, nuestro cuerpo espiritual renace, o se rejuvenece para que podamos comunicarnos con el Señor y adorarlo como lo hacían nuestros primeros padres antes de la caída.

Satanás y los demonios son también espíritus. Antes de rebelarse eran ángeles al servicio de Dios. Jesús mismo definió a estas criaturas como ángeles y por lo tanto espíritus. Así según estos pasajes y muchos otros, no sólo Dios es Espíritu, sino que hay otros seres espirituales, llamados ángeles, algunos de los cuales están al servicio de Dios, y otros al servicio de Satanás. 

Nuestros cuerpos espirituales son el nexo entre nosotros y el mundo espiritual porque el mundo espiritual no puede ser visto ni medido con nada físico. 

A través del Espíritu Santo, nuestros espíritus pueden tener comunión con Dios y adorarlo, pero se muestra claramente que Dios no quiere que recobremos el control consciente de nuestro cuerpo espiritual mientras estemos en la tierra con nuestra condición pecadora. Por eso es que la espada del Espíritu Santo parte el alma del espíritu (dualidad). Una vez que este se desligue se ha producido, el alma (mente, intelecto, voluntad) no puede seguir controlando el cuerpo espiritual. Por eso es que el Señor es tan inexorable en cuanto a que nuestro espíritu tiene que estar bajo el total señorío de Jesucristo, lo mismo que nuestra alma y nuestro cuerpo físico (trialidad del ser humano): 

Comentario 1. La trailidad o característica fundamental del ser humano. El esquema del cuerpo humano, estaría conformado así: El cuerpo, que es la masa y sus componentes (mente) que contienen el alma; que para muchos es la esencia del ser vivo o que transmuta para ocupar otros cuerpos y el espíritu que es el cual tienen contacto con Dios, según el nivel de fe que tenga la persona. Otros manejan su espíritu al nivel de karmas, telekinesia o “teletransportación” proyección astral; que no es más que uso de espíritus demoníacos. 

El cuerpo físico humano es débil y de muy poca utilidad para Satanás; pero el cuerpo espiritual bajo el control consiente del alma es muyyyy diferente. 

La meta de Satanás es engañar y enseñar a los humanos a recobrar el control consciente de sus cuerpos espirituales; muchos lo hacen, una vez que se logra; la persona puede percibir el mundo espiritual con tanta facilidad como el mundo físico. Pueden hablar con los demonios, abandonar el cuerpo físico con el cuerpo espiritual, y en plena conciencia ir a diferentes lugares y hacer cosas con lo que para el hombre promedio es poder sobrenatural (adivinación, levitar, etc, etc). Por ello no es aconsejable irse a dormir o colocar la mente en blanco, se debe proteger con la protección del Poder del Espíritu Santo y atando cualquier rencor, odio que se haya creado en nuestro amigos; es por ello que Dios se nos manifiesta en sueños para que nuestra alma sea protegida del poder del “enemigo” el cual se manifiesta en los integrantes de la “Nueva Era”, los gnósticos (identificados con la cabeza del faraón: símbolo del “enemigo”, es lo que en ocultismo se conoce como proyección astral y en el catolicismo se le llama “bilocación”) que van tras el espíritu del ser humano para separarlo de Dios. 

Comentario 2. La separación espiritual con Dios por causa del pecado. Por el engañe del “enemigo” vino el desastre; el misterioso nexo “espiritual” fue destruido, lo que puso fin a la comunión con Dios; hasta que Jesús lo restablece para quienes creen en Él. 

El alma controla conscientemente el cuerpo espiritual y en la proyección astral, el espíritu sale del cuerpo y puede escuchar conversaciones en otro lugar; es por ello que el “enemigo” conoce los pactos heredados y ocultos de nuestros antepasado y los utiliza para doblegar a determinada persona o con la telekinesia las personas influidas por Satanás pueden mover objetos mediante el nexo satánico que controla su cuerpo espiritual (Los brujos) se valen de su espíritu para llamar y ordenar a un demonio que levante un objeto; el que está a su lado desconoce esta comunicación, porque su cuerpo físico no puede ver ni oír lo que pasa en el mundo espiritual. Hay comunicación entre espíritu humano y espíritu humano, y entre demonios y humanos; pero sabemos que estos demonios manipularan al espíritu humano a su antojo y harán con él lo que les plazca y se puede manifestar en su cuerpo físico, es decir; aparecen enfermedades que los médicos no conocen la causa ni el origen; por que la causa esta en el plano espiritual y hasta que no se le pida a Dios que se haga su voluntad, no podemos interactuar contra esos espíritus; sólo con el Poder que nos da Jesucristo es que podemos echarlos fuera y sanar a estas personas y comenzar a liberar su cuerpo físico de la enfermedad, Este terrenos es que los cristianos no entienden bien y descuidan estas partes; la clave está en romper el nexo alma-espíritu y pedir al Señor que limpie completamente el espíritu; esto se consigue con un corazón doblegado y humilde para que entre el Señor y Salvador: Jesucristo. 

Sin esta autoridad nada se puede hacer, para reprender a los demonios en el Nombre de Cristo. Hay que reprenderlos en voz alta porque no pueden leer nuestra mente; pero si inyectar saetas para que actuemos como ellos quieran, reprende en todo momento las acechanzas del diablo, no dejes de ungir y purificar su casa: eche fuera todo lo que te lleva la pecado, destrúyelos y arrójalos a la basura, ¡no los regale!, porque estarías regalando demonios a tus vecinos y estos conocen el camino de regreso. Que no quede nada ocultista en la casa, como riegos, amuletos, contra, bebedizos, etc. 

Permanezca firme en Cristo; la batalla será difícil, pero vencerás si perseveras. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. 

Cuerpo: la materia orgánica que fue echa de la tierra y que puede manifestar las agresiones del plano espiritual; desconcertando a los eruditos y científicos… 

Alma: ente o esencia que unida al espíritu, se manifiestan en el plano meramente espiritual y dependiendo del camino tomado por el hombre y sus pecados será juzgada; para unirse al espíritu e irse al cielo o para vivir confinada entre las ruinas de su cuerpo y sufrir el castigo eterno; que día tras día es intolerable… 

Espíritu: Don dado por Dios a los hombre para estar en contacto continuamente, esta comunicación fue interrumpida; pero con el sacrificio de Cristo en la cruz, fue restablecida y para estar en contacto espiritualmente con Dios, se debe aceptar a Cristo en nuestro corazón, en un acto de fe: espiritualmente, es manifestación y comunión con Nuestro Creador… Entonces el hombre esta conformado por un cuerpo + alma + espíritu; que estaría definido como un cuerpo animal: el aspecto físico, un cuerpo espiritual: el aspecto alma y espíritu en un plano espiritual alcanzando, por fin, la totalidad o perfeccion.

Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. No apaguéis al Espíritu. No menospreciéis las profecías. Examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda especie de mal. Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de Nuestro Señor Jesucristo. Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.

 

A %d blogueros les gusta esto: