Lo mas importante que hemos aprendido en lo que se refiere a los niños
es que nunca hay que dejarlos cerca de un televisor.

O aun mejor, simplemente no instalar 
la cosa estúpida en absoluto.

Pudre los sentidos en la cabeza,
mata la imaginación,
obstruye y detiene la mente.

Hace a un niño aburrido y ciego.
No puede entender un cuento de hadas.
No puede diferenciar fantasía de realidad.

Su cerebro se vuelve suave como queso.
Su poder de pensamiento se congela,

Ya no puede pensar, solo ve.

A %d blogueros les gusta esto: