Es una gran máxima que la naturaleza nos obedece en la misma proporción en la cual nosotros la obedecemos primero.

A %d blogueros les gusta esto: