Perdidos en nosotros mismos. 

Muy pocos estan dispuestos a deponer su arrogancia, su egoismo, su vanidad, su maldad, su hipocresia, muy pocos.

Una vida sin luz, sin amor y sin Dios, no es vida, es muerte, porque vivida es con los deseos del cuerpo y este se achaca, se corroe, y termina como alimento para los gusanos. 

Que paradoja! Una vida vivida junto a Dios , alimentada con su Luz y su Amor, no se corroe, ni muere jamas porque el alma Inmortal que la vive a El pèrtenece, por ellos muchos de nosotros elegimos como vivir y no nos damos cuenta que muertos ya estamos porque asi lo hemos elegido. 

Si en nuestras almas no hay Luz entonces en nuestras vidas no hay vida, es asi de simple.

No te demores, El no sabe de rencores.

A %d blogueros les gusta esto: