Por Cristián González Garrido. Los parásitos energéticos (PE), también mal llamados entes, son fragmentos etéricos y/o astrales, seres elementales, energías cosmo telúricas, cordones etéricos/astrales, etc., que se nos han adherido por distintos canales, siendo los principales; durante el embarazo, durante nuestra niñez y en especial, cuando nos encontramos con bajas energías, o bajo nivel de vibraciones, o por otras condiciones especiales.

Básicamente estos PE profitan de nuestra energía vital, alimentándose de nuestros miedos y frustraciones, consumiéndonos de a poco. Alguna de las enfermedades que aparecen en nuestro cuerpo físico, incluido el cáncer, han sido generadas por estos PE.

Donde se alojan:
Estos parásitos se pueden alojar en los cuerpos; Físico, Etérico y Astral. En el cuerpo físico, se suelen alojar en la cabeza, en las zonas: dorsal, lumbar y sacra de la espalda, en la zona ilíaca, en la vagina y/o útero, en el colon, etc., en general en toda cavidad interna. Por lo general los P.E. que se alojan en nuestro cuerpo físico, son atraídos hacia los elementos de carga positiva (+) de nuestro cuerpo, alojándose principalmente en nuestro sistema óseo.
Cómo se detectan:
En primer lugar estos PE producen algunos antojos que nos obligan a consumir en exceso. Entre los antojos encontramos los siguientes: Dulces y chocolates, Alimentos Pesados como Carnes y Alimentos Condimentados, Tomates, Café, Tabaco, Comida chatarra, Alcohol y mayoritariamente azúcar.
También se manifiesta su presencia por el dolor de espalda, entre los omóplatos y/o la zona lumbar, además del cansancio excesivo, dificultad para dormir, visión borrosa, además de la sensación de tener un peso extra sobre nuestra espalda , similar a como si se cargara una mochila.
Para los terapeutas, la forma más rápida de detectar su presencia es por medio de un péndulo. Si se tiene un péndulo de cuarzo, se procederá a revisar al paciente por la espalda desde la cabeza hasta los pies. Al ir descendiendo si el péndulo empieza a girar en sentido contrario ( anti rario), estaremos posiblemente en presencia de un PE, el tamaño, número o magnitud de éste será directamente proporcional a la amplitud y velocidad del giro pequeño y uno grande, una amplitud y velocidad de giro mayor. Además se presentan los chakras con poca energía o simplemente cerrados. En algunos casos, estos PE se podrían ir desplazando hacia las piernas, en la medida que hacemos el chequeo. Debemos pensar en que estos PE son inteligentes y tratarán por todos los medios de evitar ser detectados y con mayor razón, ser eliminados de nuestro cuerpo.
Con un péndulo de jaspe, es también posible detectar estos PE , este oscila normalmente de Sur a Norte, en presencia de PE. el péndulo oscilará en círculos.

Tratamiento:
Estos parásitos energéticos debido a su complejidad y peligrosidad, deben ser retirados por personas capacitadas para este fin, y con un nivel de evolución espiritual adecuado, ya que de no realizarse de la manera correcta, este PE se adherirá al terapeuta, o quedará en las instalaciones a la espera de otra persona para infectarla, afectándolo del mismo modo que al paciente inicialmente tratado.

A %d blogueros les gusta esto: