No se puede seguir viendo al hombre como un producto de la naturaleza, aislado del verticalismo de Dios. Hay que pensar al hombre completamente de nuevo, Desde cero … o consultando a los que ya entendieron de que va el asunto.

A %d blogueros les gusta esto: