El amor no se puede entender, hay que sentirlo. La vida no es imaginarnos perfección y triunfo, es solo amor. Siempre tratamos de transformarlo todo en un concepto mental. !Olvidate y siente!. Estamos muy mal acostumbrados y transmitimos nuestras costumbres a nuestros hijos. Así aprendimos a vivir. No conocemos una manera mejor. Desde la infancia, nos ensenan que debemos hacer cosas o comportarnos de cierta forma para obtener el amor y la aceptación de los demás. Pero lamentablemente en ese proceso no aprendemos a amarnos ni aceptarnos. Y paradójicamente, la gente nos trata de la forma en que nos tratamos a nosotros mismos. De este modo, el deseo de amor y aceptación se ve frustrado por nuestra propia incapacidad de amarnos a nosotros mismos. Sin amor propio, no podemos amar a nadie mas. El no aceptar esta verdad es engañarse y engañar a los demás. Lo esencial es aprender a amarse y aceptarse tal cual uno es. No sirve hacer las cosas por los demás. Si algo no funciona para nosotros, no funcionara para los otros. Especialmente las madres tendemos a creer que tenemos que sacrificar lo que es importante para nosotras y relegarnos por nuestros hijos. Sin embargo, el mejor regalo que les podemos brindar a nuestros hijos es el amarnos a nosotras mismas. Así pueden ellos observar, y a través de nuestro ejemplo, aprender a amarse a si mismos sin necesidad de buscar el amor en los lugares equivocados. Cuando estamos en el lugar correcto, permitimos que los demás también lo estén. Cuanto mas nos esmeramos por obtener amor haciendo cosas y comportándonos de cierto modo por los demás, mas nos alejamos de la posibilidad de experimentar aquello mismo que tanto anhelamos. Debemos aprender a ser felices y disfrutar de cada instante de nuestra vida sin darle importancia a lo que los otros piensan de nosotros. Lo mas importante es lo que nosotros pensamos de nosotros mismos.

El amor hacia nuestro propio ser es la herramienta de transformación mas poderosa. El amor empieza por nosotros. Es inútil buscarlo afuera. No existe. Nos pasamos la mayoría del tiempo buscando amor en el lugar equivocado, siempre mendigándolo de los demás sin saber por que. Este es otro grave error que solemos cometer. Pensamos que para ser felices necesitamos tener una pareja.

Creemos que el otro nos va a dar esa felicidad que tanto anhelamos. Pero incluso cuando conseguimos que otro nos ame, no nos sentimos felices. Sentimos que no estamos completos y buscamos en el otro aquello que creemos que nos falta. Esta es una perdida de tiempo. El amor debe buscarse adentro de uno. Después de encontrarlo, de sentirse bien con uno mismo, de aceptarse y amarse, uno descubre que en realidad no “necesita” a nadie. Entonces busca a alguien porque “desea” y “elige” estar en pareja.

En este contexto uno actúa libremente por elección y no por necesidad.

La falta de seguridad en nosotros mismos nos impide amar verdaderamente.Decimos que amamos pero lo hacemos de una manera posesiva. Las madres por ejemplo, no permitimos a nuestros hijos que sean ellos mismos y los mantenemos esclavos de nuestras opiniones y puntos de vista. Muchas veces creamos relaciones amorosas donde sufrimos tremendos celos. Esto no es Amor, pero no podemos evitarlo, son las viejas cintas grabadas tocando de nuevo en nuestras cabezas.

No podemos ver a la gente tal cual es. La vemos a través de nuestros pensamientos y recuerdos. Por ello el Hoponopono es una solución perfecta, por medio de la técnica del borrado y de las palabras “Lo Siento” “Perdóname” “Te Amo” “Gracias” vamos borrando sistemáticamente todo lo adquirido por educaciones erróneas o programaciones antiguas.

No debemos hacerlo ni siquiera deseándolo hacer, es un proceso en donde poco a poco nuestra mente Consciente o Madre se irá involucrando hasta llegar poco a poco a sentir al Niño Interno ( Mente Subconsciente),de tal forma que en un momento fluirá. Tu misma te darás cuenta ,pues los milagros comenzarán a darse cotidianamente en tu vida. No fuerces nada. Y tu vida será una serie de sucediéndose unos a otros. Nubes Ligeras Nubes ligeras Nubes Ligeras!!

otro:

El amor es energía que brota del alma.

Necesidad de expresión del universo a través de sus criaturas.
Cuando es procesado por la mente adquiere matices realmente diferentes.
El amor no necesita procesarse ni tampoco exponerse a especulaciones racionalistas ni de intereses egoístas.
El amor no impone amarse a uno mismo antes que a los demás.
El amor es la entrega y la satisfacción de brindar un poder del corazón.
El amor es un continuo dar sin esperar una respuesta o una retribución.
Es la espera en silencio de días y noches en la seguridad que llegará.
El amor nos hace crecer aún en los peores momentos, es nuestro maestro del espíritu y el que califica nuestra existencia a medida que damos pasos en la tierra.
Nos ayuda a comunicarnos desde lo mejor que tenemos, desde lo mas puro.
Pero nunca pide, ni exige, ni condena.
Se ama tan solo por el hecho de amar y se despide a pesar de tanto dolor en cualquier momento.
Allí hay sabiduría.
¿Quien puede decir adiós después de haber amado y no sentirse partido en dos?…

…tan solo aquella persona que ha sabido amar sin pretensiones mezquinas.

El que ha encontrado que después de tanto amar ha guardado para si tan solo el recuerdo eterno de un amor que supo brindar lo mejor que tenia.

Se ama porque el amor forma parte de la energía aglutinante del infinito y porque es una necesidad del alma que quiere expresarse para no morir y porque es parte activa de la expansión y el brillo de Dios en cada una de sus criaturas.

En todos hay amor, y en cada uno. Nadie está privado de amor en este mundo. A veces la gente puede hablar de ti con mala intención. Esa crítica no te debe perturbar. Si alguien te critica en voz alta, sus palabras se desvanecerán en el aire. Si te critican para sus adentros, entonces sufrirán ellos mismos. En ningún caso serás afectado. Así debes practicar el cultivo de la ecuanimidad. Entonces no estarás eufórico por el elogio ni deprimido por la crítica. Si deseas alcanzar a Dios deben ser armónicos tus pensamientos, palabras y acciones. La armonía de pensamiento, palabra y obra es el signo de una persona noble; quienes carecen de esta armonía son “malvados” (nota mia. aun deben aprender)

Nota del blog. No es el milagro del amor, el amor es el milagro.

A %d blogueros les gusta esto: