En este mundo dividido y desértico no hay amor porque el placer y el deseo juegan un papel demasiado destacado, sin embargo, sin amor la vida cotidiana no tiene ningún valor.

No puede sentir amor sin belleza, y por belleza no me refiero a la belleza de un árbol, de un cuadro, de un edificio, o de una hermosa mujer sino a esa belleza que no es algo que uno ve.

Tan sólo hay belleza cuando su corazón y su mente conocen lo que es el amor.

Sin amor y ese sentido de belleza no hay virtud, lo sabe muy bien, haga lo que haga, mejore la sociedad, alimente al pobre, sólo creará más desdicha porque sin amor únicamente hay fealdad y pobreza en el corazón y la mente.

Contrariamente, cuando hay amor y belleza, cualquier cosa que haga es correcta, hay orden. Si sabe amar, entonces puede hacer lo que quiera, porque eso solucionará el resto de problemas. Aprender es vivir

No se trata de debatir teorías sobre lo que debería ser el amor sino de observar eso que llamamos amor, cuando decimos “amo a mi esposa”.

No sé qué es el amor y dudo que usted sienta amor en absoluto.

¿Sabe lo que significa amar? ¿Es el amor placer? ¿Es el amor celos?

¿Puede un hombre ambicioso amar?

Es posible que duerma con su esposa, que engendre hijos, que luche para convertirse en una persona importante en la política, en el mundo de los negocios o incluso en el mundo religioso donde quiere llegar a ser santo, donde quiere llegar a no tener ningún deseo, pero todo esto es parte de la ambición, de la agresividad, del deseo. ¿Puede un hombre competitivo amar? Todos ustedes son competitivos, ¿verdad? Desean tener un mejor trabajo, una mejor posición, una casa mejor, ideas más nobles, una mejor imagen de sí mismo, una imagen perfecta, ya conocen todo eso, pero ¿es eso amor?

¿Es posible amar si uno está inmerso en esa tiranía, si domina a su esposa o esposo, a sus hijos? Si busca poder, ¿puede amar?

Así, cuando uno niega todo lo que no es amor surge el amor;

¿entiende, señor?

Tiene que negar todo lo que no es amor, o sea, la ambición, la competitividad, la agresividad, la violencia, tanto en sus palabras como en sus actos y pensamientos.

Si niega lo que no es amor, entonces conocerá lo que es amor (la mente en meditación)

Creer que el amor es posible.

A %d blogueros les gusta esto: