El concepto que tenemos de la espiritualidad como siendo algo perfecto, ascetico, controlado y condiciional no es espiritual; es anti-vida. Por otro lado, el concepto que tenemos de la vida no es realmente vivo, ni natural o espiritual.

Muchas atrocidades se han hecho y se hacen en nombre de la espiritualidad, muchisimas lamentablemte, se confunde a las personas con una falsa educacion nacida de la falsa luz… lo que origina tarde o temprano sus “consecuencias”. Todo es karma.

La espiritualidad emana de la totalidad del cuerpo, mente, y espiritu. Es experiencia, directa e intima, sin los filtros que la limitan, censuran, o interpretan. Es tanto auto-evidente como auto-explicativa. La mayor parte de lo que pretende ser experiencia espiritual es imaginario, respondiendo a disfrazadas formas libidinosas o concepciones seudo intelectuales de una vida controlada y antiseptica. La vida nos afecta en nuestros cuerpos y facultades; no hay mejor ejemplo de la experiencia espiritual que la vida de todos los dias, con sus opciones  y sus efectos, sus necesidades, y sus lecciones tan valiosas.

Es un derecho divino del ser humano el desarrollar sus facultades y expresar espontaneidad y alegria por medio del cuerpo, mente y emocion. Mientras los hombres enseñan principios, siempre ha sido tarea unica de la mujer el incorporarlos en la vida como ejemplo.

Al vivir la vida con facultades concienciadas descubrimos fuerzas espirituales, la mano de una fuente absoluta e infinita y la dinamica de la perfeccion en accion todo el tiempo, Los que discuten esto, sencillamente no han desarrolado su percecpcion, prefiriendo apoyarse en la presuncion del intelecto.

El principio espitualista no es paternalista, emana de la madre que permite que la persona explore y aprenda, sabiendo como solo sabe una mujer, que eventualmente verá y conocera. La naturaleza del padre es proveer la forma o semilla, la siembre y la dirige, y entonces espera por los frutos de esa orientacion, La naturaleza de la madre es emanar su ser-cualidad sin condicion externa. Ella es el espacio vacio dentro del cual la flor la fruta floreceran.

En su esfuerzo por liderar el mundo, los hombres han forjado un concepto de la espiritualidad como algo ordenado, casto, lleno de esfuerzo, y bastante aburrido. Hoy, las practicas espirituales son sin excepcion masculinas, apuntando sistematicamente hacia un proposito: silencio y quietud.

Contrariamente, la mujer vive en una nada efervecente; su naturaleza es el propio movimiento. Esto No quiere decir que no pueda beneficiarse o hasta alcanzar por medio del abordaje masculino: sencillamente quiere decir que a menudo ella se encuentra frustada, estancada, y condenada por las mismas practicas que buscan guiarla.

La mujer es el instrumento natural espiritual por la razon d que ella es un vehiculo absobente receptivo que recibe y engandra vida, fisica y no-fisica. Trae un alma y la convierte en materia… toda mujer hace esto conideas, sentimientos, acontecimientos y posibilidades, aunque nunca de a luz fisicamente.

Aunque no soy feminista, creo que cada genero debe estar en su natural expresion y la mujer debe abandonar urgente esa posicion sumisa proveniente de muchos siglos de ignorancia, oscurantismo y una vision errada del hombre sobre el papel de la mujer.

A %d blogueros les gusta esto: