Aqui, en el Samsara,
vivimos de sumar y restar…
lo que te da el amor,
lo que te quita el miedo… 

Es verdad que quien no se administre
vive al dia y sufre sin cesar.

Es de esperar que al final
nos entreguen los huesos
de un perfume.

Aun asi persistimos.

En alguna montaña vive un pez resbaloso.
Entre números rotos se desliza una estrella.

A %d blogueros les gusta esto: