Todos somos como el Titánic, nos creemos indestructibles hasta que hacemos agua y nos ahogamos en nuestra propia soberbia

A %d blogueros les gusta esto: