La meditación es un proceso de extender tu conciencia.

Cuando meditas, entras en contacto con la parte más profunda de tu ser.

Desde tu propio punto de vista sabes lo que es correcto, lo que está mal, lo que debes hacer o no hacer en cualquier situación.

La meditación te fortifica, te hace fuerte, consciente, feliz, y con el tiempo, iluminado. La meditación es el proceso de silenciar tus pensamientos.

Más allá del mundo del pensamiento y de las impresiones sensoriales hay planos y dimensiones de luz perfecta, conocimiento y perfección radiante. La meditación es simplemente un proceso de trasladar tu campo de conciencia, de la conciencia de este mundo, de la conciencia del tiempo y el espacio, a la eternidad, a las dimensiones eternas.

El mundo que ves a tu alrededor es principalmente físico. Se percibe por medio de la vista, el gusto, el olfato, el tacto y la sensibilidad. Se analiza también por medio del pensamiento, se siente mediante la emoción, se recuerda por la memoria, se anticipa por medio de la proyección y se experimenta como el ahora. Pero hay diferentes modos y niveles de percepción con los cuales no están familiarizadas la mayoría de las personas. Existen universos diferentes, universos astrales y por encima de éstos, planos de luz y más allá de los planos de luz, el nirvana mismo —la iluminación perfecta, la esencia y nexo de todas las cosas.

La meditación se trata de volverte consciente de quien eres, ser feliz, relajarse, disminuir el paso, disfrutar y aprender a sonreír. También tiene que ver con cosas muy profundas que son difíciles de expresar en palabras —la belleza, ser excelentes en todo, encontrar esa parte perfecta de tu mismo, superar tus tendencias destructivas, vencer a la depresión, la ansiedad, el nerviosismo, los temores de todas clases y descripciones.

Es acerca de ser feliz, ser consciente, ser libre, y por encima de todo ser lo que realmente eres, lo cual es algo que la mayoría de la gente ni siquiera tiene consistente conciencia de ello. La meditación es conciencia eterna.

El ápice de la meditación es normalmente simbolizado por el Buda, una persona que unce su mente —por medio de la práctica de la meditación— con la luz más alta del universo. Ellos la experimentan en un estado llamado samadhi. El samadhi es una completa experiencia de conciencia cósmica. Es como escalar la cumbre de los Himalayas y ver ahí arriba las cordilleras, las montañas allá arriba —una experiencia realmente sin paralelo. Lo cual no se puede expresar con palabras.

La meditación es un viaje, un viaje al otro lado. El otro lado no puede ser explicado —los mundos místicos, los mundos intemporales, milagrosos mundos de luz.

Pero, indudablemente, esos mundos ciertamente pueden ser experimentados por ti. Por lo tanto, esta charla se trata de cómo meditar. La meditación es esencialmente un proceso maravillosamente fácil, a menos que vivas en esta época, en cuyo caso es difícil. O tal vez sea difícil. La meditación consiste en tranquilizar y acallar tu mente, y si la tierra no estuviera tan superpoblada y no fuera tan tóxica, esto sería muy fácil de hacer. La mente no es naturalmente tan activa.

Pero hay dos factores que debes tomar en consideración: un planeta lleno de gente y el hecho de que todos somos psíquicos. Cada ser humano tiene un aura. El aura es el cuerpo de energía que rodea tu cuerpo físico. Tu cuerpo de energía emite impresiones similares a las ondas de radio, de onda corta y de onda larga, y tú sientes esas impresiones.

Tú sientes los pensamientos y los sentimientos de otras personas, especialmente de aquellas personas cercanas a ti, física o emocionalmente. Tú estás abierto a ellos.

Pero también sientes las vibraciones de las personas en tu vecindario, en la escuela, en donde trabajas, por donde conduces el auto, en tu ciudad, estado, país y planeta. En particular, sientes las vibraciones a un radio de 100 millas alrededor de tu cuerpo físico. Todos somos psíquicos. Aunque la gente no lo sabe. Ellos piensan mucho, se preocupan mucho. Se encuentran atrapados por emociones infelices. No son lo suficiente serenos. No son lo suficientemente sabios y serenos para ver que el noventa por ciento de lo que piensan y sienten es ajeno a ellos.

El noventa por ciento de lo que tú piensas y sientes, no son tus propios pensamientos y emociones. Son de otros, de muchas otras gentes. Siempre recuerdo de un episodio de la serie de televisión “Viaje a las Estrellas” (Star Trek) en el que Spock le explica al Capitán Kirk que la gente viaja a Vulcano de otros planetas, no tanto para aprender a ser psíquicos, sino que, ya teniendo habilidades psíquicas, vienen a aprender cómo bloquear las impresiones psíquicas. Esto es lo que los psíquicos avanzados les enseñan. En Vulcano, les enseñan cómo mantener los pensamientos de otras personas fuera de su mente. Kirk pensaba que la gente iba ahí, por supuesto, para aprender a ser psíquicos. Ese no es el problema. Todos son psíquicos. La dificultad es mantener tus propios pensamientos y sentimientos. Porque si no, no es posible que sepas quien eres, y que es lo importante para ti, y terminaras haciendo cosas, pensando cosas, queriendo cosas, temiendo cosas, que no tienen nada que ver contigo. Son las ideas, pensamientos y sentimientos de alguien más. Es absurdo. Pero todo el mundo lo hace.

Por lo tanto, la meditación es un proceso para no hacer eso. Es un proceso de no hacer. Consiste en estar serenos, estar centrados, tener claridad, ser felices, estar orgánicamente en contacto con la luz universal, desarrollar partes de ti mismo que son desconocidas para la mayoría de la gente, partes muy poderosas, partes muy hermosas, partes muy fuertes.

Los billones de gente en este superpoblado planeta emiten tanta energía, y tanta de esa energía es infeliz, que hacen que las mentes de todos estén inquietas. Todo el mundo está pensando todo el tiempo, todos se encuentran estresados, no pueden calmarse, no pueden sentir lo que yace más allá de esta dimensión.

Normalmente es muy fácil hacer esto. Si no me crees, sal caminar por el bosque. Encuentra un agradable camino arbolado por donde no haya andado mucha gente, donde no haya muchas impresiones. Sal de paseo. Has una caminata. Y te darás cuenta de que tu mente, si la observas, se silencia. No piensas mucho. Ahora vámonos de ahí y camínenos por la calle de una ciudad. Maneja por una carretera y camina por un edificio. Si empiezas a examinar tus pensamientos, observaras que cambian del lugar donde estas a hacia el otro lugar. En otras palabras, recibes cierta influencia.

Entra en un cuarto con gente infeliz y encontrarás que te deprimes, tu energía bajara por la influencia de los otros. Ve a un lugar done haya gente feliz y te darás cuenta de que te energía subirá.

Entonces, si viviéramos en un planeta donde todos fueran felices y progresistas, y que no estuviera superpoblado —cada día más—, sería muy fácil meditar, muy fácil sentir la infinitud, estar en armonía con nuestro ser espiritual. Pero ese no es el caso. Y cuando meditas, en particular, y cuando reduces la velocidad de tus pensamientos, te vuelves más sensitivo. Te haces más psíquico, porque estas despojándote de pensamientos e impresiones de este mundo de manera que podrás sentir el otro mundo y sentir los mundos perfectos de luz que existen más allá de este plano.

Es algo difícil meditar en esta época, pero en breve, he encontrado una manera de hacerlo para que te resulte fácil. Esto es meditar con música. He creado varios álbumes de música, dos en particular, concebidos para meditar. Hay uno para meditar en la mañana y otro para la noche. Hay 15 canciones en cada álbum. Cada canción es de cerca de cuatro minutos. Cada álbum está diseñado para proveer una meditación matutina o una meditación para la noche. El álbum “Iluminación” (Enlightenment) fue creado para la meditación de la mañana. “Cañones de luz” (Canyons of Light) para la meditación de la noche.

Para meditar, todo lo que necesitas hacer es sentarte con las piernas cruzadas, sobre un tapete, o fuera en el pasto o en otro sitio donde te sientas bien, o siéntate en una silla. Pero tu espalda debe estar derecha. No te acuestes. Cuando te acuestas es casi imposible meditar, porque tu cuerpo se relaja demasiado y te da sueño.

Lo mejor es estar muy alerta al meditar. Es buena idea lavarse las manos y la cara, o si es la meditación de la mañana, tal vez levantarse, bañarse, tomar una taza de té, café o cualquier bebida que te despierte. Siéntate, relájate y si esta es la meditación de la mañana escucha el álbum “Iluminación”. Cada una de las 15 canciones ha sido compuesta alrededor de una dimensión y todas están en orden ascendente. El álbum de la mañana te ofrece una experiencia de 15 dimensiones superiores de luz que proporcionan energía, visión interior y poder para salir y tener un día maravilloso. El álbum de meditación para la noche, “Cañones de luz”, se refiere a otras 15 dimensiones a las cuales es más fácil entrar durante la noche, y subirás en ellas muy alto.

Es más fácil meditar en la noche porque en ese tiempo la gente calla. Todos se serenan. Van a casa y se duermen. Y las dimensiones que están disponibles — algunas es más fácil entrar durante la noche, otras por la mañana.

El álbum de “Iluminación” tiene una hora de duración. Si eres nuevo a la meditación, posiblemente queras meditar sólo media hora hasta que tomes el ritmo y aumentes tu resistencia, y después hazlo por una hora. Una hora es excelente. Por lo tanto, puedes sentarte por la mañana, tocar el álbum y escuchar.

Zazen, es el nombre del grupo musical compuesto por mí y tres de mis estudiantes. Zazen es una palabra japonesa. Significa sentarse en silencio, para escuchar, para estar conscientes de todo y de nada y de lo que está más allá de ambos. Zazen también es, en el budismo zen, meditación al estar sentado. Si te sientas, si haces que calle tu mente, si estas quieto y escuchas la música, la música hará dos cosas. La primera, es que provee una clase de manto áurico. La energía de la música es muy alta. Yo me he elevado a niveles de conciencia muy altos, dentro de samadhi, para introducirle cierto poder a la música en su totalidad. Y cuando tocamos la música, su energía es tan alta que bloqueara los pensamientos e impresiones de la gente de este mundo, de modo que estemos —seguros.

Es como si estuvieras sentado en un ambiente prístino, en un hermoso lugar de poder sin impresiones. Es muy fácil tocar los otros mundos. Pero, en segundo lugar, todas las canciones están en grupos de cinco. En otras palabras, hay tres grupos de cinco canciones en cada álbum.

Las canciones hacen referencia a cada chakra en particular. Una palabra acerca de las chakras, los centros de energía, el cuerpo sutil y los portales al infinito. Tenemos tres meridianos primarios en el cuerpo. Tenemos un cuerpo de luz, también conocido como cuerpo sutil o cuerpo astral, que rodea al cuerpo físico. Está compuesto de una red de filamentos o fibras de luz, y esas fibras se unen en los lugares que llamamos chakras.

Hay siete chakras primarias, que van desde la base de la espina dorsal hasta la parte superior de la cabeza. Están conectadas por tres tubos nerviosos astrales, el más largo de los cuales es el sushumna, y luego están la ida y la pingala. La chakra base, la chakra raíz, que es donde la energía del kundalini se encuentra en reposo, está en la base de la espina dorsal. Alrededor del área de los órganos sexuales está la segunda chakra. La tercer chakra está alrededor del área del ombligo, aproximadamente una pulgada hacia abajo. Las chakras no están en el cuerpo físico, sino que corresponden a estos puntos. Están en nuestro cuerpo de energía. Las tres chakras inferiores son las chakras del poder, y cuando empezamos a meditar, debemos hacerlo primero en el centro del ombligo. Al meditar en el centro del ombligo elevamos el chi, el kundalini, desde los centros inferiores. Se elevará a partir de los dos centros inferiores, y es muy fácil entrar en el centro del ombligo y hacer subir el poder a ese sitio. Entonces, con las primeras cinco canciones del álbum de la mañana o de la noche medita en el centro del ombligo.

Simplemente mantén tu atención ahí —siente el área alrededor del ombligo, como a una pulgada hacia abajo del mismo. Si no has hecho esto nunca antes, y si eres nuevo a este proceso, simplemente coloca la punta de los dedos de la mano derecha o izquierda alrededor de una pulgada hacia abajo del ombligo y presiona suavemente. Ahora cierra los ojos y siente ese punto. Las primeras veces que medites de este modo puedes mantener los dedos ahí si eso te ayuda.

Realmente no es necesario visualizar nada. No es necesario mantener una imagen en tu mente. Simplemente siente ese punto. Cuando te hagas más hábil en la meditación, no tendrás ningún problema en sentir ese punto, porque alrededor de la chakra habrá ondas de energía tremendamente bellas, de energía del kundalini, alrededor de la chakra. Pero al principio, a veces es provechoso colocar los dedos ahí —muy suavemente. Mantén tu atención en el área del ombligo y escucha las cinco canciones. Cada canción es muy diferente —las primeras cinco— están diseñadas en orden ascendente. Hacen referencia a diferentes planos de luz, y tu asciendes de una hacia la otra —tu asciendes por la escalera de luz solamente al escucharlas. Luego, cuando hayan terminado las cinco canciones, mueve tu atención al centro de tu pecho. La siguiente chakra hacia arriba se llama la chakra del corazón. Está en el centro del pecho. Si mantienes ahí tu atención, será lo mismo. Si lo deseas, puedes poner ahí los dedos y aplicar un poco de presión.

Mantén tu atención en el centro del pecho, presiona muy suavemente y escucha las cinco canciones siguientes. El centro en el pecho, la chakra del corazón, y la chakra arriba de esta, el centro la garganta en la base de la garganta, son los centros del balance y la felicidad. La chakra del corazón, el más fácil de activar, y activara el centro de la garganta a la misma vez. Si mantienes tu atención ahí durante cinco canciones, sentirás una tremenda felicidad, brillantez. Tal vez veas colores vívidos. Tal vez tengas sensaciones de ligereza. Pero si simplemente escuchas profundamente, detendrás tu pensamiento. Lo mismo ocurrirá con el centro del ombligo y con el tercer ojo. Después de haber escuchado cinco canciones —ya has pasado por diez— y te has elevado a un plano de energía mucho más alto, escalando las celosías de luz, de dimensiones —mantén tu atención en el tercer ojo.

El tercer ojo, que está situado entre las cejas y un poco más arriba, la chakra agni, es el centro del conocimiento. El tercer ojo y el centro de la corona, situado éste en la parte superior de la cabeza, son los centros del conocimiento. Los tres meridianos son de poder, balance, que es felicidad, y conocimiento o sabiduría. Cuando los reúnes a todos juntos, estas completo. Hay cinco canciones —las últimas cinco— que hacen referencia a las chakras más altas. Simplemente escúchalas y mantén tu atención en el tercer ojo. Cuando entren o salgan pensamientos de tu mente, ignóralos. Simplemente escucha la música. No te sientas frustrado si tu mente esta agitada.

 Hay mucha energía en este mundo, y debes tener paciencia para aprender a meditar.

Lo que está pasando cuando escuchas cada canción —las primeras cinco canciones son para el centro del ombligo, las siguientes cinco para el centro del corazón y el tercer grupo de cinco para el tercer ojo— es que estás elevando el kundalini por medio de la concentración. Las chakras son portales a dimensiones diferentes, a diferentes planos de iluminación. A medida que mantienes tu atención en ellos, la energía del kundalini que está en la base de la columna vertebral gradualmente sube —primero al centro del ombligo, luego al centro del corazón y luego al tercer ojo.

El centro coronario es un poco diferente. No está conectado a los otros centros. Cuando se abre, entras en samadhi, a estados de atención muy avanzados. Toma muchos, muchos años de práctica para activar el centro coronario, por lo tanto yo no estaría muy preocupado por eso en este momento.

Con el tiempo, elevando el kundalini al tercer ojo liberara una tremenda cantidad de energía, de claridad y belleza en tu vida. Tu mente se aclara. Tu vida se centrara. Podrán utilizar aspectos superiores de la mente, tener experiencias dimensionales internas —y aprenderás a ser un poco más ingenuo y a sonreír incluso en las situaciones muy difíciles. Obtendrás conocimiento y poder. Toda clase de cosas maravillosas ocurrirán simplemente por meditar en estas tres chakras acompañados de la música. Como lo he mencionado, hay un álbum para meditar en la mañana y otro para meditar en la noche. De manera óptima, debes hacer una meditación de una hora por la mañana y otra de una hora por la noche —aunque no necesariamente al principio. Al principio, es suficiente que trates de meditar en la noche por media hora de vez en cuando, o todos los días, o en la mañana.

Pero a medida que tengas progresivamente mejores experiencias con la meditación, encontraras que es bueno meditar por la mañana. Cuando meditas por la mañana después de levantarte, energizas tu cuerpo, lavas todas las energías que has recogido cuando estabas muy sensitivo y tus defensas estaban bajas —es decir, durante el sueño. Aclararas tu mente. Ganaras poder mental, control, y liberaras una gran cantidad de energía por las chakras, tendrás experiencias dimensionales internas —y obtenemos una felicidad tremenda.

Luego durante el día, se podría decir que tu sistema inmunológico áurico estará muy fuerte. Te será más fácil mantener impresiones y pensamientos negativos fuera de tu mente. Tu mente estará clara y fuerte. Te irá realmente bien en los estudios, deportes, en el trabajo, o simplemente divirtiéndote. Serás más creativo, equilibrado —en vez de ser como esas personas que simplemente pasan el día sin energía y sin claridad y a duras penas lo terminan— tu podrás estar en control de todas las cosas, y al mismo tiempo ser feliz. Entonces, durante el día, después de tu meditación matutina, deberás practicar la atención completa. Es como un juego que puedes practicar a lo largo del día. Todo el día, después de la meditación de la mañana, cuando vengan pensamientos a tu mente — emociones, sentimientos— date cuenta de que la mayoría no son tuyos.

Simplemente rechaza todo lo negativo, todo lo infeliz, lo airado, lo celoso, lo sospechoso, todo lo que te haga infeliz y destruya tu calma interior y el balance interno que habías obtenido con la meditación de la mañana. Rechaza todo eso, empújalo hacia afuera. Obtenemos chi interno o poder personal para hacer esto gracias a la meditación matutina. Si continuas haciendo esto, finalmente te darás cuenta que estarás feliz en todo momento.

Después de cierto tiempo, tu mente filtrará automáticamente esos pensamientos e impresiones negativas que recoges de otras personas, sin tener que pensarlo mucho. Así pues, cargamos nuestra batería áurica por la mañana con una buena meditación. Luego en la noche, al atardecer, o cuando llegues a casa al final del día, medita de nuevo. Toma una ducha. Tal vez sal a correr —o has cualquier otra cosa que funcione para ti— y medita. Escucha el álbum “Cañones de luz”. Es una grabación hermosa. Cada una de las canciones hace referencia a un lugar de poder en el Suroeste de los Estados Unidos, a un vórtice ínterdimensional de poder.

Y durante el día, por supuesto, habrás gastado gran parte de la energía de la meditación matutina, y habrás recogido impresiones. Entonces siéntate. Medita. Relájate. Disfrútalo. Siéntete calmado. Enfocado. Se hermoso.

La eternidad está a tu alrededor y dentro de ti. No tengas miedo. Sólo hay felicidad más allá de este mundo —la felicidad, la felicidad infinita del nirvana y del espíritu.

Relájate.

Confía en la vida un poco.

Lo que vemos aquí es sólo un parpadeo. Esta vida viene y se va muy rápidamente. Hay mucho más que todo esto, y es mucho mejor. Escucha el álbum “Cañones de luz”.

Permite que la música te guíe y te lleve por las 15 dimensiones a las que hace referencia. Empieza con el centro del ombligo —cinco canciones ahí; luego las siguientes cinco canciones para el centro del corazón; y las siguientes cinco para el tercer ojo. Recuerda, la clave para tener éxito en la meditación es disfrutarla, no luchar con el pensamiento, sino simplemente escuchar la música. Si todo fuera ideal, normalmente aprenderías a meditar con un maestro iluminado como yo.

Vendrías a sentarte, y vendrías a ver a tu maestro dos veces al día en la mañana y en la noche. En la mañana, meditaríamos juntos. Cuando un maestro iluminado medita, es algo muy poderoso. Sus auras obtiene una gran carga, y a medida que el poder puro de sus mentes pasan de una chakra a otra, de una dimensión hacia arriba a los planos de luz y entran al samadhi, a la iluminación y el nirvana —a medida que hacen esto, y si tu mente es sutil del todo, y has practicado la meditación un poco, el poder de sus auras te elevará junto con ellos, de un plano mental a otro. Así es como realmente aprendes a meditar. Es decir, no puedes saber dónde están esos planos —cómo llegar a ellos— simplemente intentándolo tú mismo. Por lo tanto, los maestros iluminados están ahí para que puedas meditar con ellos y ellos puedan trasladar tú mente de un plano a otro. Luego podrás practicar por tú propia cuenta y aprenderás cómo volver por ti mismo a esos estados de atención, a esos maravillosos mundos de luz. Normalmente meditarías con tu maestro en la mañana y más tarde en la noche, y él te elevara a los planos superiores. Y haciendo esto repetidamente, día tras día, mes tras mes, tu aprenderías —de la misma manera que por medio de repetidos ejercicios en las artes marciales, aprendes los movimientos y técnicas necesarias— tu aprenderás a meditar.

Lo que he hecho es crear dos álbumes. Hay otros, pero estos dos en particular, “Iluminación” y “Cañones de luz”, son como tener un maestro iluminado privado. He infundido cada álbum con la luz de la iluminación y con una cantidad tremenda de kundalini.

La composición de esta obra, se originó en realidad en 30 dimensiones diferentes. Y cada canción es en realidad —aunque no puedo explicar cómo se ha hecho— pero digamos que cada canción está ligada a cierto punto de acceso dimensional. Por lo tanto, cuando escuchas las canciones, el nivel se encuentra ahí de un universo particular, de un plano muy alto, y te elevarán si tan sólo las escuchas —a dimensiones superiores, de la misma manera que sería si estuvieras meditando conmigo o con otro maestro iluminado. Cuando escuchas la música, esencialmente estás sentando con un maestro iluminado y meditando con él. El maestro mantiene cierto plano por cuatro minutos y tú lo experimentaras mientras te enfocas en una chakra y luego pasas de un chakra a la otra. Gradualmente el kundalini sube desde la base de la columna vertebral hasta el tercer ojo, abriendo las chakras, en la mañana y por supuesto en la noche. Después de meditar, después de terminar la sesión, siempre inclina la cabeza. Si estás sentado con las piernas cruzadas, si puedes, toca el piso con la cabeza. Si no, pierde algo de peso y haz algunos ejercicios para hacerte más flexible. Si estás sentado en una silla, inclina ligeramente la cabeza. Simplemente queremos ofrecer nuestra meditación al universo. Y mantente tranquilo por un par de minutos. Relájate. Nunca juzgues o analices la meditación. Simplemente hazla. Enfócate tan intensamente como puedas en las chakras mientras meditas.

Algunas sugerencias —evita comer mucho antes de meditar. Tu cuerpo se sentirá pesado. Es lo mismo que comer antes de hacer ejercicio. No es bueno. Relájate. No vas a aprender a hacer esto en un día, pero cada vez que medites y simplemente escuches la música te elevará muy alto. Tendrás una bella experiencia.

Cuando entren pensamientos a tu mente o salgan de ella, ignóralos. Si tienes experiencias, como ver luces, colores, sensaciones de ligereza, u otras por el estilo, o si un repollo te crece en la oreja, no te preocupes. Ignórenlo (Rama ríe). Las experiencias vienen y van durante la meditación: déjalas ir y venir.

Lo que importa es que te concentres en cada chakra sin ninguna distracción. Otra sugerencia —desconecta el teléfono antes de meditar.

Parece que todo el mundo trata de llamar cuando empiezas a meditar. Pon la música y escúchala. Zazen quiere decir sentarse, escuchar. Estás escuchando la iluminación, los universos, los planos de la mente. Estás sentado con un maestro iluminado, con la iluminación, más específicamente. Deja que la iluminación fluya a través de ti, que te purifique, que te clarifique. Con la práctica, mejorarás mucho. Al principio, la música puede distraerte un poco. Sin embargo, la música es muy pura. No solamente es interpretada por algunos de mis estudiantes, y producida y compuesta por todos nosotros.

Sino que, además, después de que la música está hecha yo tomo mi aura y paso a través de ella y extraigo todas las impresiones humanas, de manera que quede absolutamente limpia. Es música perfecta en términos de conciencia. Y no es mala del todo. Trabajamos duro en ella, realmente lo hicimos, para toda la gente, de manera que todos pudieran tener una bella experiencia. Así pues, escucha la música. Medita. Relájate y deja que te lleve hacia el mundo de luz, más allá de los pensamientos de otras personas, de las ideas de otras personas e incluso de las tuyas propias.

Existe el nirvana. Existe la iluminación. Más allá de este mundo, y más allá de todos los mundos, hay algo perfecto y real.

Las comedias, las tragedias que actúan ante nosotros en esta tierra no duran. Nosotros somos espíritus eternos.

Nosotros continuamos existiendo. Los eventos vienen y van, pero los planos de luz y el nirvana siempre estarán ahí. Si quieres aprender más acerca de la meditación y la iluminación, debes encontrar un maestro que sientas que es equilibrado, poderoso, conocedor, iluminado y jovial.

Si no tiene buen humor no es iluminado. Confía en la vida. Confía en que siempre te guiará a hacer lo correcto. Y se bondadoso. Se compasivo.

Toma tiempo para ayudar a los demás y ayúdate a ti mismo. Sé paciente.

Si meditas, o como Rama siempre dijo, si meditas y corres todos los días, podrás hacer cualquier cosa. Si corren unas millas y meditas todos los días, estarás bien. Esa es mi opinión. Pero aún si no corres, haz algo de ejercicio en cualquier forma que quieras.

Medita todos los días, y tu vida será mejor. Serás feliz, libre, tendrás éxito, y con el tiempo crecerás en la luz pura y perfecta, en el mundo de la iluminación, y simplemente no hay nada mejor que eso. Por lo tanto, por favor disfruta la música. La hemos hecho para ti. Disfruta las grabaciones. Y crece, desarróllate y siempre mantente optimista. Siempre se positivo. E ignora a aquellos que no lo son porque obviamente están confusos y fuera de contacto con la luz.

 

Dr Frederick Lenz

A %d blogueros les gusta esto: